Ir a pucv.cl

Investigadores PUCV analizan los riesgos climáticos y ambientales de la Comuna de Concón

25.05.21

Un estudio realizado por un equipo de investigadores del Centro de Acción Climática de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (CAC-PUCV), reveló que si bien el riesgo climático de la comuna es bajo, existen grandes áreas de la zona interior de la comuna de Concón que, por sus características, están en permanente amenaza, ante el incremento de incendios forestales que han afectado a la Región de Valparaíso en el último tiempo. Asimismo, el sector costero está expuesto a un riesgo exponencial producto del aumento en frecuencia e intensidad de las marejadas que se producen en la zona.

En esta línea el trabajo preventivo cobra vital importancia, ya que ambas amenazas podrían afectar de manera importante la infraestructura de transporte, comercial y habitacional. Al mismo tiempo, se podrían generar impactos negativos sobre los ecosistemas y el patrimonio natural de la comuna.

PELIGRO LATENTE DE INCENDIOS FORESTALES

Los investigadores del CAC-PUCV, Ariel Muñoz y Marcelo Madariaga, se refirieron a la zona de lomajes en el sector del Camino Internacional y Vía aeropuerto, caracterizada por una alta densidad de plantaciones de especies exóticas inflamables.

Al respecto Muñoz indicó: “Si consideramos el aumento de los días sin lluvia y con altas temperaturas, nos encontramos ante un riesgo creciente de incendios forestales, que tenderá a incrementarse en el futuro considerando las proyecciones climáticas”.

Por su parte, Madariaga agregó: “Para reducir este riesgo es necesario manejar y reconvertir los usos del suelo en estas zonas, donde hay una gran expansión inmobiliaria, que debe acompañarse de una planificación del riesgo aprovechando los beneficios de la vegetación nativa para crear paisajes urbanos resilientes”.

MAREJADAS

Respecto de la zona costera caracterizada por la presencia de acantilados, los investigadores PUCV recomendaron estar alertas ante la amenaza de remoción en masa, especialmente en aquellos constituidos por rocas más blandas o areniscas, que se encuentran en el sector de Quirilluca-Puchuncaví.

“En la planicie litoral hacia el interior, encontramos un ecosistema único de dunas relictas en permanente amenaza debido a la expansión de la urbanización, la intensificación de la deflación eólica, la pérdida de la vegetación natural y los desequilibrios de las formas dunarias, a raíz del excesivo tránsito de personas y vehículos”, explicó el profesor PUCV Hermann Manríquez.

En esta misma línea, los investigadores del CAC-PUCV, Justinne Rybertt y Vicente Gajardo, coincidieron en que las dunas en términos ambientales, constituyen zonas de alta biodiversidad, encontrándose en ellas más de 250 especies de flora y fauna.

EL VALOR DEL HUMEDAL

La desembocadura del río Aconcagua alberga una alta biodiversidad, siendo hábitat de aproximadamente 170 especies de aves migratorias y residentes. Es también por naturaleza un regulador de procesos ecológicos esenciales para la vida, pero además posee un rol en la contención de tsunamis, regulación de contaminantes y de crecidas.

Al respecto, Ariel Muñoz detalló: “Además de la reducción de precipitaciones debido a los cambios en el clima, las principales amenazas para los humedales son las actividades humanas que modifican la dinámica hidrológica, así como aquellas que generan pérdida de hábitat para especies de plantas y animales, especialmente producto de extracción de agua y descarga de contaminantes y sedimentos”.

“Lamentablemente, en humedales cercanos a Concón, en Puchuncaví, hemos encontrado concentraciones de metales pesados que son diez veces mayores a las registradas hace 50 años en sedimentos, y hasta cuatro veces mayores en árboles. Ahora nuestro gran desafío es la restauración de humedales urbanos y periurbanos, y con esto recuperar los servicios ecosistémicos que ellos proporcionan”, destacó.

A modo de conclusión, los especialistas de la PUCV recomendaron para la zona interior de Concón, reconvertir la vegetación exótica inflamable por especies nativas de bajos requerimientos hídricos y baja inflamabilidad. Respecto de la zona costera, destacaron la necesidad de recuperar los humedales y su biodiversidad, generando así una comuna más resiliente y preparada para el futuro.  

Por Marcelo Vásquez, periodista VRIEA PUCV / marcelo.vasquez@pucv.cl

***Esta investigación fue difundida por El Mercurio de Valparaíso.