PUCV y Palacio Baburizza inauguran colección que recuerda al artista y profesor Claudio Girola

La muestra estará disponible hasta el 10 de febrero próximo y reúne una interesante selección de sus trabajos como un referente de la escultura latinoamericana.

26.12.2018

El viernes 21 de diciembre se realizó la inauguración de la muestra “Claudio Girola”, montaje organizado de manera conjunta por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y el Museo Municipal de Bellas Artes de Valparaíso – Palacio Baburizza, que reúne una interesante selección de sus trabajos.

Claudio Girola (1923-1994) fue uno de los fundadores de Ciudad Abierta en los años 70 y se radicó en la Escuela de Arquitectura y Diseño de nuestra Casa de Estudios en 1952. Nacido en Argentina, precisamente en Rosario, se especializó en Francia e Italia. Fue galardonado con el Primer Premio Braque, otorgado por el gobierno francés y en 1965 formó parte de la Primera Travesía Amereida, siendo uno de los autores del poema épico homónimo.  

Junto con su trabajo académico destaca su labor como escultor vinculado a las primeras travesías, abriendo un nuevo campo para la escultura. Las obras mostradas en la exhibición fueron adquiridas por la Universidad y la actividad se organizó en el marco de la celebración de los 90 años de la PUCV.  

Al respecto, el rector de la Universidad, Claudio Elórtegui expresó que “esta es una nueva expresión del compromiso de la PUCV con la región y la ciudad de Valparaíso, de la vinculación permanente con la sociedad, a través de distintas expresiones que la PUCV realiza a través de la extensión, la cultura y las artes. El profesor Claudio Girola fue uno de los fundadores de la Escuela de Arquitectura y Diseño, que tiene un prestigio nacional e internacional. Fue parte de una generación notable de académicos, artistas e intelectuales como Miguel Eyquem, Alberto Cruz, Godofredo Iommi, Arturo Baeza y otros, que le seguimos rindiendo homenaje por lo que crearon y ha permanecido a través de sus discípulos”.    

El director del Palacio Baburizza, Rafael Torres, agregó que “cuando uno piensa en Claudio Girola, José Balcells o Godofredo Iommi, piensa en Amereida, en este sueño y en la Universidad. Esta es una exposición muy significativa y representa un patrimonio que tiene la PUCV, que pone a disposición hoy a la comunidad. Agradecemos que se presente en Valparaíso y en nuestro museo. Nos dice que nuevamente la Universidad realiza una vinculación con el medio efectiva, que pone en valor los espacios culturales como nuestro museo y representa un compromiso con una visión regionalista, considerando que el próximo año se va a llevar a Santiago, presentándose primero en la ciudad donde el maestro Girola vivió y se inspiró”.

TESTIMONIOS DE SUS COLEGAS   

El Profesor Emérito Miguel Eyquem conoció a Claudio Girola y fue el encargado de ir a buscarlo a Buenos Aires cuando llegó en 1952. “Trabajaba con metales y odiaba la estabilidad de sus obras. Su hermano Ennio Girola fue un gran ayudante para estas labores. Yo era el ingeniero y lo asesoraba para que quedaran sólidas. Fui como una especie de consejero-ingeniero (…) Fuimos a buscarlo a Argentina y se vino a vivir a Ciudad Abierta. Dos años antes hicimos una exposición sobre la Ciudad Concreta que se practicaba en Buenos Aires con obras de él y otros autores”, recordó.

El académico de la Escuela de Arquitectura y Diseño, Jorge Ferrada, fue el curador de la muestra y también fue ayudante del maestro Girola. “Aparte de ser una personalidad del mundo de las culturas fue forjador de un momento clave de la escultura latinoamericana a través del movimiento concreto. Es un personaje importante en la conformación de los fundadores de la Escuela de Arquitectura, cuando se re-origina en 1952. Ellos giran el concepto del arte estrictamente ubicado en sus parcelas para constituir una relación partiendo de la voz y la palabra poética vinculando la escultura, las artes plásticas y la arquitectura en torno a una pregunta que se hacen sobre el continente americano”, expresó.

Claudio Girola fue parte de la primera travesía Amereida en 1964 y luego fue uno de los creadores del libro Amereida. En ese contexto, contribuyó en el origen de las travesías como modo de encontrarnos con la extensión americana. “Claudio tiene otras dimensiones, realiza exposiciones en Buenos Aires y en Europa, además desarrolló una serie de esculturas que se efectuaron en las travesías que se colocaron en distintos puntos de América, algunas no están pero hay registros fotográficos”, complementó Ferrada.

Las obras de la muestra fueron restauradas especialmente para la exposición.  “Claudio Girola se mantuvo activo hasta los últimos días, trabajé con él en su taller, armando estas esculturas. Fue fabuloso colaborar con él, era un maestro, una persona muy sensible y abierta para recibir preguntas”, concluyó el académico.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio

Fotos: Ángela Tobón Coral