Valparaíso Makerspace PUCV se suma a la revolución de protectores faciales impresos en 3D contra el COVID-19 aportando en mejora e iteración

Ante la urgencia de que los trabajadores de la salud cuenten con insumos críticos de protección personal en medio del brote mundial de coronavirus, el espacio creativo-tecnológico de prototipado de la PUCV, Valparaíso Makerspace, se sumó a la red maker de la región que busca mejorar el diseño de pantallas protectoras que serán donadas al Hospital Dr. Gustavo Fricke de Viña del Mar.

31.03.2020

En un esfuerzo por poner la cultura maker a disposición de la contingencia mundial, Valparaíso Makerspace se encuentra contribuyendo con sus conocimientos y capacidades a la iniciativa que busca que todos quienes cuenten con impresoras 3D puedan fabricar un producto llamado Face Shield, equipo de protección facial que si bien no elimina al virus por sí solo, sí disminuye las probabilidades de contagio. Esto significa una solución de fabricación de bajo costo que será entregada de forma gratuita a los hospitales, en medio de la escasez de recursos e insumos médicos para atender a los pacientes.

Para esto, el equipo activó sus vínculos con la startup Plan 3D, proyecto incubado en Chrysalis PUCV, quienes junto a Ocular 3D, empresa referente en impresión tridimensional en la región, diseñaron e imprimieron un prototipo de Face Shield, validándolo con el jefe de Infecciones Asociadas a la Atención en Salud (IAAS) del Hospital Dr. Gustavo Fricke, lugar donde ya se aprobó la utilización de este insumo.

Los equipos de Plan 3D y Ocular 3D, quienes diseñaron, testearon y liberaron el prototipo de Face Shield, señalaron estar abiertos a propuestas de mejoras y optimizaciones tanto en la impresión como en el armado de los protectores, invitando a la red maker de la región a mejorar el diseño colaborativamente, ya que todavía es posible generar un producto final mucho más óptimo. En este punto es donde Valparaíso Makerspace aportará a través de la mejora del diseño y la iteración del prototipo.

Sobre la labor que desarrolla Valparaíso Makerspace, el rector Claudio Elórtegui señaló que éste es uno de los instrumentos con los que cuenta la Institución en su amplia labor de servicio a la sociedad, en el sentido desarrollar innovaciones "que permitan resolver problemas y satisfacer necesidades de las personas y de la sociedad a través de la aplicación de tecnología”.

Sobre estos protectores faciales y la donación al centro hospitalario, el rector de la PUCV agregó que “la gran amenaza mundial es la pandemia del COVID-19 y, desde esta perspectiva, Valparaíso Makerspace está contribuyendo a partir de uno de los problemas cruciales que es la escasez de productos orientados a combatir la pandemia, en este caso mascarillas y formas de protección para todas las personas, pero muy en particular para el personal de la salud”.

Por su parte, Flavia Perazzo, encargada del área de diseño de Valparaíso Makerspace PUCV, explicó que “si bien hoy existen varios diseños opensource de escudos faciales, es necesario recoger las distintas impresiones generadas mundialmente sobre estos implementos, además de estudiar referentes de otros países para reunir la mayor cantidad de retroalimentación posible y generar un producto que recoja todo tipo de mejoras”.

Finalmente, añadió que “la mayoría de los escudos faciales existentes demora entre una y dos horas en imprimirse, sin considerar tiempo de armado y sanitizado. Uno de los grandes desafíos es intervenir el diseño para optimizar el tiempo de impresión, buscando generar la mayor cantidad de prototipos en el menor tiempo posible, de cara a la urgencia que representa la falta de equipos de protección personal para los trabajadores del área de la salud”.

Por Katia Mardones

Dirección de Incubación y Negocios PUCV