Programa de Estudios Sociales y Desarrollo recuerda al Padre Pedro Gutiérrez

En la PUCV fue consejero superior y director de la pastoral universitaria.

14.05.2021

Carismático y cercano a los estudiantes, el padre Pedro Gutiérrez fue uno de los sacerdotes más queridos por los universitarios porteños en la década de los 80. A lo largo de su vida ha dejado un enorme legado en la ciudad puerto, en especial entre los más necesitados y también por su valiosa labor en la defensa de los jóvenes, en momentos en que el país era fuertemente reprimido por los organismos de seguridad.

En la PUCV, fue consejero superior y director de la pastoral universitaria. Al respecto, el equipo del programa de Estudios Sociales y Desarrollo (PRESODE) de la PUCV -liderado por el Profesor Emérito Fernando Alvarado, e integrado por Lynda Contreras, Loreto Morales, Fernando Manuel Alvarado y Jorge Magasich- decidió publicar algunos aspectos de las entrevistas realizadas al padre Gutiérrez durante mayo de 1987.

“Entre aquellos que lo conocimos, su recuerdo estará siempre presente. Persona de fe, abierto a todas las personas. Siempre defendió los valores cristianos, pero con respeto de los demás. Cercano a los jóvenes con su actitud abierta y comprensiva. Fue un gran defensor de los DD.HH. en nuestra Universidad, junto al padre Jorge Sapunar y al padre Andrés Aninat (q.e.p.d.). Esto en tiempos difíciles de nuestra sociedad”, añadió el profesor Fernando Alvarado.

Entre los aspectos que recordó el Profesor Emérito del sacerdote se encuentra que: cada alumna y alumno es una persona diferente y especial; la situación económica los y las afecta mucho: quieren y añoran el vínculo familiar: las y los jóvenes no rechazan lo religioso, no les gusta lo dogmático y la imposición; las y los jóvenes tienen inseguridades en su valor como personas.

“Las y los jóvenes comprometidos le exigen consecuencia a la Iglesia en la solidaridad. El aspecto afectivo de las y los jóvenes tiene fragilidad. Rechazo a la situación chilena, pero la rebeldía activa es en pocos. Muy contentos cuando sienten que creen en ellos. La tarea es ayudar a la juventud para que abran caminos y encuentren su sentido de vida”, añadió Alvarado.

Finalmente, el académico hace un llamado a analizar las reflexiones del Padre Pedro en 1987 y preguntarnos ¿cómo piensan los (as) jóvenes hoy en día en el 2021?

Dirección General de Vinculación con el Medio