IMUS conmemoró sus 45 años de historia con planes de avanzar en investigación y postgrado

En la oportunidad se ofreció un concierto con tres obras del compositor argentino Astor Piazzolla, presentación que estuvo a cargo de la Orquesta de Cámara de la PUCV.

01.06.2016

En la Sala Margot Loyola comenzaron las celebraciones por el aniversario número 45 del Instituto de Música (IMUS) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Hasta esta tradicional aula llegaron distintos representantes de la comunidad universitaria para disfrutar de un concierto de la Orquesta de Cámara de nuestra Casa de Estudios, la que ofreció tres creaciones del compositor argentino Astor Piazzolla.

Antes de la presentación, el director del IMUS, Raúl Aranda, recordó que las actividades de la Escuela de Música partieron un 3 de junio de 1971, formando a profesores de música y difundiendo este arte en el entorno porteño. “Desde el momento de su fundación se abrieron nuevos ámbitos de actividad musical que se proyectaba más allá de la formación de profesores. Por ejemplo, contamos con la investigación de Margot Loyola y Osvaldo Cádiz y la actividad composicional del maestro Darwin Vargas recordado anualmente en nuestro Festival de Música Contemporánea”, recordó Aranda.

El profesor mencionó que en 1997 se le cambió el nombre a la Escuela de Música y pasó a llamarse Instituto como una manera de afianzar este compromiso de participar no sólo en la enseñanza sino que también en el crecimiento de la disciplina musical, a través de la generación de conocimiento nuevo, la investigación y la experimentación en la formulación de nuevas propuestas artísticas y académicas.  

“Este es un momento para capitalizar la labor de varias generaciones de profesores y estudiantes. Esta es una plataforma para avanzar hacia el futuro. Asumimos en el plan de desarrollo estratégico un ámbito de investigación, donde tenemos que seguir avanzando. Tenemos la madurez suficiente y hemos incorporado nuevos profesores investigadores que esperamos potencien este ámbito”, indicó.

Raúl Aranda adelantó que se está trabajando en un futuro programa de Magíster al interior del IMUS. “La idea es ofrecer un tronco común con una salida a la composición, la educación musical y la musicología. Esperamos avanzar en una masa crítica y también incorporar el ámbito de la dirección orquestal”, planteó.

UNA OBRA CORAL EN COMÚN

Además del concierto, los asistentes soplaron las velas de una torta que conmemoró los 45 años de historia del Instituto de Música. Por otro lado, se organizó una serie de actividades que durante tres días favorecerán el encuentro al interior de esta unidad académica, lo que incluye la realización de presentaciones musicales y eventos recreativos. En efecto, hay planes de montar una obra coral común donde participen alumnos y profesores.  

“El Instituto de Música ha tenido un motor que se ha mantenido siempre activo y ha impulsado a los miembros de la comunidad a crecer, desarrollar las distintas líneas que se han abierto, expandiendo el conocimiento de la música y la experiencia de practicarla”, agregó el director del IMUS.

En la presentación que efectuó la Orquesta de Cámara de la PUCV se ofrecieron tres obras de Astor Piazzolla: escualo; fuga y misterio; y tango-ballet.

La agrupación fue dirigida por el académico Pablo Alvarado Gutiérrez, quien recordó que Piazzolla fue perseguido por realizar una serie de innovaciones al tango, lo que no fue bien visto por sus contemporáneos en Argentina y lo llevó a radicarse posteriormente en Francia.  

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio