Monseñor Jorge Vega asumió como Obispo de Valparaíso

El también Gran Canciller de la PUCV señaló en la oportunidad “quiero ser un Pastor conforme al Corazón de Jesús. Y como nos lo pide el Santo Padre, ser un pastor con olor a oveja”.

15.07.2021

Monseñor Jorge Vega Velasco svd, asumió como Obispo de la Diócesis de Valparaíso en una misa que se celebró en la Iglesia Catedral de Valparaíso y en la que estuvieron presentes el Nuncio Apostólico, Monseñor Alberto Ortega, y Monseñor Pedro Ossandón, quien fue durante tres años fue Administrador Apostólico de la Diócesis, además de vicarios, decanos, familiares del Obispo Vega y laicos.

Tras recibir el báculo, signo del pastoreo en su diócesis, y sentarse en la Cátedra, signo de su misión como titular de esta Iglesia, se realizó la lectura de la bula papal en la que se comunicó su elección como Obispo.

“QUIERO SER UN PASTOR CONFORME AL CORAZÓN DE JESÚS”

En su homilía, Monseñor Vega, quien también se convierte en Gran Canciller de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, reflexionó que “anunciando el Evangelio ayudo a que quien recibe el mensaje pueda tener un encuentro personal e íntimo con el Señor. Ayudo que esa persona pueda descubrir a Cristo como su Salvador y quien puede transformar su vida”.

Agregó que “siempre mis pensamientos me dirigen a las tantas instituciones y personas que buscan, desde su propio carisma, ser testigos de la presencia de Dios en medio del mundo; estoy pensando en instituciones como las parroquias, las escuelas, las universidades, los centros de salud, en aquellas que se preocupan de los más desvalidos y vulnerados (…) Cuando pienso en las personas, estoy pensando en aquellas que con su vida buscan compartir su experiencia de Dios con los otros. No sé si soy yo por el proceso espiritual que me encuentro viviendo, pero pienso que esta frase de Pablo debería resonar siempre en el corazón y la mente de quienes reconocemos a Jesús como el Salvador de la humanidad”.

Respecto a cómo será su servicio episcopal en la Diócesis de Valparaíso, explicó que debe descubrir cómo Dios se ha hecho presente en estas latitudes a lo largo de la historia e inculturarse con todo lo que implica. “Tendré que nacer de nuevo para transformarme un porteño de tomo y lomo”, complementó.

“Como lo he dicho en otras oportunidades, quiero ser un Pastor conforme al Corazón de Jesús. Y como nos lo pide el Santo Padre, ser un pastor con olor a oveja. Para eso quiero caminar en medio del rebaño y así, dentro de mis limitaciones, poder conocer a cada uno de ustedes, en sus alegrías y penas, con sus ilusiones y frustraciones, haciendo míos sus proyectos y anhelos”, manifestó.

Por su parte, junto con agradecer a Monseñor Pedro Ossandón por los tres años que fue Administrador Apostólico de la Diócesis de Valparaíso, el Nuncio Apostólico le deseó al nuevo Obispo una misión llena de bendiciones y lo invitó a imitar siempre el estilo de Jesús que vino a servir. “Le invito a acercarse a cada uno de sus fieles imitando el ejemplo del verbo que se hizo carne, que vino a nuestro encuentro para manifestar su cercanía con todos, especialmente, con los más necesitados. Que a través de usted tantos hermanos y hermanas puedan reconocer que Dios los ama. Para esta misión tan importante, el Obispo necesita la ayuda de todos ustedes: sacerdotes, diáconos permanentes, religiosas, laicos”.

Dirección General de Vinculación con el Medio