Janis Meneses: “Siento que tenemos una oportunidad real de avanzar hacia un país más justo"

En el marco de las elecciones de constituyentes, la ex alumna de la Escuela de Trabajo Social, Janis Meneses, resultó electa en el distrito 6, formando así parte de los 155 ciudadanos/as que redactaran la nueva Constitución.

1.- ¿Qué emociones te invaden y qué fue lo primero que pensaste cuando saliste electa?

Son varias emociones porque este es el resultado de un proceso largo, que partió cuando los vecinos y vecinas de la Asamblea Vecina de Los Pinos me eligieron hace muchos meses atrás, momento en que me sentí honrada por la confianza y valoración de mi aporte que significaba. Luego vino un periodo de mucho trabajo en un contexto de incertidumbre, tanto por la pandemia como por el escenario político post revuelta social y la constante sombra del aparataje institucional en términos electorales. Sabíamos que sería complejo y que las condiciones no serían iguales en relación a los partidos. Hubo momentos en que me sentí un tanto desanimada y muy cansada, pero al rato con el apoyo de mis compañeras y compañeros nuevamente recuperaba la energía y fuerza para seguir. Me ayudó mucho tomar conciencia que mi vida entera ha sido una lucha y que, ya sea en este u otro espacio o rol, seguiré en ella porque mi preocupación por el bien colectivo es parte de lo que soy. 

El día de la elección fue un carrusel de emociones, estaba contenta porque nuestra lista había logrado elegir a un constituyente, pero hasta muy tarde no se supo si se trataba de mí o un compañero de lista por efecto de la paridad. Como anécdota puedo decir que hice hasta un Live en Instagram para agradecer a todos quienes me apoyaron y explicarles que no había resultado electa pues en ese momento parecía que ya era definitivo. Sin embargo, al agregar el último 20% de las mesas la situación cambió y debí hacer una suerte de “fe de erratas” una vez que tuvimos los resultados finales. Hoy la mayor emoción es el sentimiento de responsabilidad con las personas y mi actuación en el proceso constituyente que se avecina. Se me hacen pocas las horas del día, estoy yendo a visitar a las distintas organizaciones sociales del distrito y estudiando lo que más puedo.

2.- Siendo trabajadora social y una actriz importante para los movimientos y organizaciones territoriales y feministas ¿Cuál fue el camino para llegar hasta este resultado? ¿Cómo fue este trayecto, considerando tanto el panorama sociopolítico del país y sanitario?

Ligado a lo anterior, puedo decir que de la carrera de Trabajo Social proviene la convicción consciente y fundamentada de que el trabajo territorial comunitario es el contexto y el medio para alcanzar cambios sociales en beneficio de las personas. El feminismo lo descubrí más tarde, en el trabajo con las mujeres víctimas de violencia y niños y niñas vulnerados, fue como descorrer un velo de mis ojos, ahí entendí tantos eventos de mi propia historia de sometimiento debido a los patrones patriarcales. Desde ese momento decidí salir a marchar y pude sentir también en carne propia la sororidad, esa energía maravillosa de apoyo y protección que las redes de mujeres hemos construido. 

Comenzamos a reunirnos en las plazas a conversar y reflexionar sobre demandas y deseos para el futuro de nuestra comunidad y el país, hicimos una consulta ciudadana y nos dimos cuenta que había un interés tremendo por la protección del parque Cerro Natural Los Pinos, amenazado por la Industria Inmobiliaria, entre otros temas. Luego vino la Pandemia, tuvimos información de personas que habían perdido su trabajo y nos organizamos para ayudarles con canastas familiares. Seguimos reuniéndonos virtualmente y en una de esas Asambleas hablando del escenario político, alguien expuso que se había abierto la posibilidad que los independientes formaran listas para la elección de constituyentes. Es difícil definir qué nos motivó: la oportunidad y circunstancia histórica, las ganas de transformar nuestras vidas y mejorar nuestro país o quizá simplemente la experiencia que juntos podíamos lograr cosas impensadas, como ayudar a nuestros vecinos y vecinas.

Nuestra Asamblea ya había definido como un eje de funcionamiento una postura antipatriarcal, fue un momento súper emotivo. Se hizo la primera reunión de la Coordinadora de Movimientos Sociales del Distrito 6 con miras a levantar una Lista. Fue un proceso difícil, pero los resultados están a la vista. Gracias al esfuerzo de todos y todas hoy me siento orgullosa de ser su vocera. 

3.- Para ti, ¿cuáles son los grandes temas que pondrás en discusión y que crees que son fundamentales para el país?

Están en mi programa, son tres ejes principales: derechos sociales garantizados por el Estado, constitución feminista y antipatriarcal y democracia y soberanía popular.

Un Estado garante de derechos: desmercantilizar los derechos sociales. La educación, salud, trabajo, vivienda, seguridad social, deben estar garantizados por el Estado. No seguiremos considerando desarrollo el hacer cada vez más ricos a los que ya lo son, tampoco la depredación indiscriminada del medio ambiente, propia del extractivismo. Llevamos más de 30 años preocupados más de sobrevivir que de desarrollar nuestra sociedad, sólo cuando están cubiertas las necesidades básicas que nos constituyen como humanos y humanas podremos decir que emprenderemos un camino al desarrollo.  Por esto, el rol del Estado debe pasar de ser subsidiario a uno garante de derechos.

Igualdad de género: desigualdad salarial, violencia contra la mujer, naturalización de su rol en la sociedad, negación de derechos reproductivos y sexuales y escasa participación política, son algunos aspectos de la cultura patriarcal que debemos terminar. Acciones colectivas han permitido visibilizar nacional y mundialmente esta lucha. La nueva constitución debe tener una perspectiva de género que obligue al Estado y oriente a la sociedad, garantizando la implementación de políticas públicas que intervengan todas las dimensiones donde se expresan el machismo y el patriarcado. 

Democracia y soberanía popular: el sistema de participación y democracia representativa debe cambiar. Las élites, que son minoría, deben dejar de representar a las mayorías. El poder político se concentra en las clases más acomodadas porque el sistema de representación les entrega ventajas a quienes tienen más recursos. Debemos avanzar a una democracia real donde las mayorías tengan voz y participación directa y vinculante en las tomas de decisiones locales y nacionales.

4.- Ahora que tendrás un importante espacio y responsabilidad en este proceso ¿Cuáles son los desafíos que adviertes como Constituyente?

Mi posición como constituyente tiene la fuerza de provenir de los movimientos sociales compuestos por hombres y mujeres que tienen tremendas historias de lucha. A quienes conforman la Coordinadora los motivan propósitos y fines muy claros, por tanto, mi desafío es ser una digna vocera de todas esas luchas y avanzar en el logro de sus objetivos. Esto me da mucha tranquilidad, fuerza y seguridad pues mi horizonte es muy claro. Nuestro programa está diseñado y abierto a nutrirse de las discusiones y aportes de los pueblos organizados. No enfrentaré la tarea sola, de una u otra forma todos y todas estarán a mi lado, sé que así será porque trabajando de este modo hemos sido capaces de superar muchas dificultades. Enfrentadas en este trance histórico, confío plenamente en las capacidades y fuerzas de nuestros pueblos organizados.

5.- En este sentido, ¿qué expectativas tienes sobre el proceso de discusión y debate, y del producto final que se desarrollará?

Las más altas expectativas, siento que tenemos una oportunidad real de avanzar hacia un país más justo, donde las personas vivan con la dignidad que corresponde a su condición humana, con el más irrestricto respeto a toda la diversidad de individuos y pueblos, y en armonía con la naturaleza y todos los seres sintientes. Considerando el resultado de la elección y el apoyo de los movimientos sociales, espero que la nueva Constitución sea la guía para que este Chile que despertó construya una sociedad mejor.

6.- Ya en otra línea, desde tu profesión como Trabajadora Social, tu formación y experiencia ¿Qué observas desde el Trabajo Social como elementos claves en tu formación profesional y que hoy te harán participar activamente en la Convención Constitucional?

Sin lugar a dudas, la confianza en que las personas y comunidades pueden cambiar sus circunstancias de vida si lo hacen en forma colaborativa, basados en el respeto y la valoración del otro, que el buen vivir no es una utopía.

7.- Finalmente, teniendo en cuenta que fuiste y sigues siendo parte de la comunidad de Trabajo Social de la PUCV ¿Qué podrías decirle a los estudiantes de nuestra Escuela sobre la importancia de contar con esta disciplina en este proceso histórico? ¿Cuál es el mensaje que dejas a las nuevas generaciones de esta comunidad?

Estamos buscando la transformación del país, lo que implica un cambio cultural en la línea del reconocimiento de la persona humana como un ser social, por tanto, la vida en comunidad es la esencia de su desarrollo armónico, que depende del apoyo mutuo. Obviamente en esa senda los y las Trabajadoras Sociales tenemos todo que aportar, y el desafío es maravilloso, porque significa colaborar en la generación de un nuevo contexto social, donde vivamos con dignidad y justicia. No es un sueño ni una utopía, es un derecho por el que estamos obligados y obligadas a luchar y sabemos que unidas lo conseguiremos ¡Organícense y luchen!

Por Ivannia Cordero

Escuela de Trabajo Social