PUCV participó en la presentación del informe “Pobreza Relacional” del Observatorio Internacional de la Familia de Roma

El Dr. Juan Pablo Faúndez, director del Programa de Ciencias para la Familia de la Facultad Eclesiástica de Teología, expuso un breve resumen sobre la investigación realizada en Chile.

25.06.2020

“En la riqueza de la cultura de las naciones vemos a la familia como el motor de la historia (…) Ocupa un rol central de protección en las vidas personales, como también a nivel social, en la economía y a nivel político. La vulnerabilidad y las oportunidades que reciben las personas se relacionan directamente con la estabilidad de las naciones”, señaló en el discurso inaugural Monseñor Vincenzo Paglia, Gran Canciller del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II y Presidente del Observatorio Internacional de la Familia, en la presentación del primer informe sobre ‘Familia y Pobreza Relacional’.

La Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) es la única institución chilena convocada por el Observatorio Internacional de la Familia para participar en este proyecto de investigación, a través del Programa de Ciencias para la Familia de la Facultad Eclesiástica de Teología de nuestra Casa de Estudios.

“Nuestro estudio refleja la mirada antropológica desde el patrimonio, la condición humana, las leyes, la identidad que constituye las relaciones familiares y su materialización. Nos preguntamos cómo se aborda esto en El Líbano, Sudáfrica, Benin, Brasil, India, Catar, Chile, Italia y España. La falta de prosperidad en las relaciones afectivas y sus dimensiones sociales, que han impactado en las familias y en la fundación de las sociedades donde pertenecen y que se reflejan en su desarrollo y aspectos económicos globales”, informó Monseñor Vincenzo Paglia.

En este informe se busca identificar el aspecto relacional entre la pobreza y sus implicaciones dentro del ámbito familiar, proyecto que ha sido liderado desde el año 2019 por el Observatorio Internacional de la Familia; colaborando además el Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II para las ciencias del Matrimonio y la Familia; la Universidad Católica San Antonio de Murcia y el CISF (Centro Internacional de Estudios de la Familia) de Milán.

José Luis Mendoza Pérez, Presidente de la Universidad Católica de Murcia y Vicepresidente Ejecutivo del Observatorio Internacional de la Familia indicó que “con este primer informe se está prestando un enorme servicio a la Iglesia y a toda la humanidad en los cinco continentes, de modo en especial a los países más pobres de la tierra como lo sindicaba el Papa Francisco, hablándonos de la importancia de una Iglesia en salida. Quiero felicitar a todos los centros universitarios que con su investigación científica llevada a cabo hacen posible que se cumplan los objetivos fundamentales del Observatorio Internacional de la Familia, como centro de análisis, investigación y formación sobre la situación de la familia en el mundo actual, enfoque disciplinario que llevamos a cabo desde el punto de vista económico, jurídico, pastoral, sociológico y psicológico. Todos sabemos la importancia que tiene la familia cristiana como núcleo fundamental de la sociedad, como fuente de vida y salvación, teniendo siempre como modelo a la Sagrada Familia de Nazaret”.

En este primer informe se subrayaron los principales riesgos a los que se enfrentan las familias en distintas regiones del mundo, destacando la pobreza, la violencia y la desigualdad hacia las mujeres, aspecto donde se señaló la necesidad de avanzar en la equidad de género.

Informe Pobreza en Chile

“En Chile comenzamos el trabajo con un equipo interdisciplinario de once académicos de nuestra Universidad. Hemos contribuido a este esfuerzo global presentando una fotografía de nuestro país, ofreciendo la realidad en una amplia dimensión que el estudio ha recabado en la primera parte. El trabajo tiene muchos aspectos que hemos llamado Principales Desafíos para la Clase Trabajadora en nuestro país desde la perspectiva de la Pobreza”, precisó el Dr. Juan Pablo Faúndez Allier, director del Programa de Ciencias para la Familia de la Facultad Eclesiástica de Teología de la PUCV.

El académico agregó que la pobreza ha disminuido, de 40% al 7% en nuestro país, durante los últimos 30 años. “El modelo de desarrollo no ha sido capaz de llegar a algunas áreas de la población, que no ha recibido los beneficios del crecimiento económico. Este contexto, por ejemplo, se percibe en una grave tensión política que estalló antes de la pandemia y se reflejó en una gran explosión social que es probable que se reactive luego de la emergencia sanitaria que enfrenta la humanidad”, explicó el profesor.

Asimismo, indicó que con el aumento de la pobreza, es probable que la organización política tendrá que enfrentar el desafío de ponerse de acuerdo con la sociedad civil. “Esperamos que este proceso se desarrolle de buena manera y que el Estado sea capaz de manejar la incertidumbre”, concluyó Faúndez.

Por Natalia Cabrera Vásquez

Facultad Eclesiástica de Teología