Proyecto CERES PUCV fue el ganador de competencia internacional para el diseño de sistemas alimentarios saludables

Concurso llama a los participantes a usar el biomimetismo para diseñar un sistema alimentario más saludable.

10.11.2016

El proyecto “Bionurse: Generating spaces for life”, elaborado por el Centro Regional de Innovación Hortofutícula de Valparaíso (CERES) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, fue el gran ganador del Biomimicry Global Design Challenge, organizado por el Instituto de Biomimésis en Montana, Estados Unidos.

Éste es un concurso de nivel internacional para el diseño de sistemas agroalimentarios, en el que se desafía a los participantes a usar el biomimetismo –la ciencia que estudia las formas y los modelos de la  naturaleza y se inspira en sus diseños para resolver los problemas humanos−, para diseñar un sistema alimentario más saludable.

El proyecto presentado por CERES, conocido como una “incubadora de la vida”, es un prototipo biodegradable inspirado en las plantas nodrizas de la Cordillera de los Andes, que funcionan como facilitadoras de procesos ecológicos brindando un cobijo y proyección para la instalación y permanencia de otras especies en el ecosistema. En ese sentido, le brinda las condiciones óptimas a las semillas para que crezcan en suelos degradados, integrándoles nutrientes y microbiología para conectar nuevamente con los ciclos de la naturaleza.

La final de esta competencia internacional fue realizada en San Francisco, Estados Unidos, lugar donde asistieron las representantes del equipo Camila Gratacós y Camila Hernández, ambas diseñadoras industriales de la PUCV, para recibir el premio de US$ 100.000 , que permitirá financiar y ejecutar su proyecto, además de trabajar en aspectos de negocios y lanzarlo al mercado.

El equipo tras “Bionurse: Generating spaces for life” es un grupo transdisciplinario compuesto por  el  ingeniero agrónomos Víctor Vicencio y Francisca Carvajal; los académicos de la Facultad de Ciencias Agronómicas y de los Alimentos, Eduardo Gratacós y Carlo Sabaini; los diseñadores industriales de la PUCV Camila Hernández, Camila Gratacós, Nicolás Orellana; y el arquitecto Tomás Cáceres; quienes trabajaron durante dos años en este proyecto.

Cabe recordar que este trabajo se realizó en conjunto con el Laboratorio de Innovación y Creatividad (LINCudp) de la Universidad Diego Portales.

Dirección General de Vinculación con el Medio