PMI orientado a la formación inicial de profesores rinde cuenta pública

“Estamos ciertos que se han logrado numerosos objetivos, pero el desafío aún no está completamente cumplido, porque esto requiere de una cultura de innovación permanente”, indicó el rector Claudio Elórtegui.

29.11.2016

Con la presencia de autoridades de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, del Ministerio de Educación, parlamentarios, así como también de estudiantes y profesores de la Casa de Estudios y de establecimientos escolares, se llevó a cabo la cuenta pública de cierre del Plan de Mejoramiento Institucional para Aumentar la Calidad del Desempeño Profesional en las Aulas Escolares de los Profesores formados en la PUCV, actividad que fue organizada por la Vicerrectoría Académica.

La finalidad de este PMI, que comenzó a impartirse en el 2013 con diversas líneas de acción e innovaciones, fue convertirse en una herramienta para fortalecer la formación inicial de los profesores, de manera de incrementar significativamente el nivel de las competencias profesionales de los titulados e impactar en los buenos resultados de aprendizaje de los alumnos del sistema escolar, especialmente en los contextos de mayor vulnerabilidad.

Con el Convenio de Desempeño para la Formación Inicial de Profesores, la PUCV asumió la oportunidad de abordar los actuales desafíos y realizar las transformaciones necesarias para asegurar la calidad de la formación profesional de los futuros docentes, sobre la base del compromiso institucional, las capacidades de gestión institucional avaladas por los seis años de acreditación, y los resultados de los programas que imparte esta área, que la ubican en una posición destacada a nivel nacional.

En la oportunidad, el director ejecutivo y coordinador de Seguimiento del Fondo de Innovación Académica de MECESUP, Martín Centeno, junto con felicitar a la PUCV por este trabajo, y especialmente por compartirlo con otras instituciones que se encuentran en este mismo proceso, señaló que la idea “es llegar más allá con la formación que esta Universidad le brinda a sus estudiantes o con el trabajo que realiza con la comunidad”.

El rector Claudio Elórtegui, junto con reconocer la labor que realizó el equipo, indicó que “los aprendizajes logrados por la ejecución de este PMI nos han permitido mejorar nuestros procesos institucionales. La amplitud de las visiones  proporcionadas por las experiencias internacionales favoreció una actualización de la formación inicial de profesores en varios ámbitos y generó una planificación estratégica de corto, mediano y largo plazo. Estamos ciertos que se han logrado numerosos objetivos, pero el desafío aún no está completamente cumplido, porque esto requiere de una cultura de innovación permanente”.

“Con el Ministerio de Educación, universidades como la nuestra, con un compromiso público reconocido a través de su historia y que tiene a la formación de profesores como un elemento esencial de su misión, hemos constituido en la práctica una alianza estratégica, ya que nos une el común objetivo tan esencial de nuestra sociedad de trabajar conjuntamente por una mejor educación, por un proceso que vaya avanzando en una educación de calidad y equidad en nuestro país”, agregó.

“COMO UNIVERSIDAD QUEREMOS INFLUIR EN LA SOCIEDAD”

El vicerrector Académico de la Católica de Valparaíso, Nelson Vásquez, al momento de referirse a este programa que incluyó 14 programas de formación, a tres facultades y a más de tres mil estudiantes, indicó que “como universidad estamos embarcados en apoyar todas aquellas políticas públicas que tienen por objetivo mejorar la calidad que reciben los jóvenes y los niños en los establecimientos de nuestro país. Esto significa que la base del plan, y en todas las acciones que desarrollamos, existe una visión con un fuerte contenido valórico, completamente en sintonía con nuestro proyecto educativo. Como universidad queremos influir en la sociedad, con el propósito de que nuestra forma de entender el mundo se plasme en las personas y en las instituciones”.

El proceso estuvo centrado tanto en procesos de ingreso de estudiantes con vocación de profesor, de formación que apuntaran a la excelencia académica, y de titulación y acompañamiento con los profesores principiantes.

Asimismo, los aportes del convenio en los últimos tres años y medio se reflejan en la creación de un marco conceptual con una visión institucional de la formación de profesores; la renovación de los planes de estudio, tomando en consideración el aseguramiento de la calidad que hoy es cada vez  más exigente; la definición de programas de inducción para estudiantes de primer año, fortaleciendo en ellos su vocación de profesor; la realización de pasantías para conocer la realidad de universidades de Chile y de otros países; el desarrollo de un sistema de seguimiento y monitoreo de la formación; el desarrollo institucional de formación práctica, que hizo posible cambiar la relación con el sistema escolar; la alianza con la Red de Escuelas de Desarrollo Profesional, que permitió trabajar fuertemente los vínculos con los establecimientos escolares; el mejoramiento de la infraestructura e implementación de nueva tecnología; la renovación y fortalecimiento del cuerpo académico; el diseño de una línea de trabajo que fortaleciera la docencia universitaria y el perfeccionamiento docente; el desarrollo del programa profesional para profesores mentores; el intercambio de experiencias con docentes extranjeros, entre otros.

“La experiencia de desarrollar investigación conjunta escuela-universidad nos acercó a la realidad del sistema escolar. Los proyectos se desarrollaron, se ejecutaron, hubo investigación al respecto, en conjunto con los establecimientos escolares, con los profesores mentores, con nuestros estudiantes en proceso de formación”, concluyó Nelson Vásquez.

Por Juan Pablo Guerra

Dirección General de Vinculación con el Medio