Futuros universitarios destacan carácter expedito en proceso de matrícula en la PUCV

Hasta el 14 de enero se efectuará esta etapa donde se espera incorporar a un grupo de 3.800 nuevos estudiantes. “La Universidad está acreditada por seis años y cuenta con gran prestigio dentro del país y la región. Todos los años recibimos a más del 40% de alumnos provenientes de otras regiones”, explicó el vicerrector Académico, Nelson Vásquez.

12.01.2017

De manera expedita se está realizando el proceso de matrícula en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, fase que se extenderá hasta el sábado 14 de enero en la Casa Central.   

Tal como explicó el vicerrector Académico, Nelson Vásquez, la PUCV está suscrita al Sistema Nacional de Admisión que reúne a todas las instituciones del Consejo de Rectores de Chile y se estima que este año se matricularán alrededor de 3.800 nuevos estudiantes, lo que representa un incremento de casi 200 alumnos respecto al 2016.

“El año pasado tuvimos 3.600 nuevos estudiantes donde un total de 1.400 alumnos de primer año accedieron al beneficio de la gratuidad. A la fecha, de los 3.800 estudiantes seleccionados tenemos 993 que fueron seleccionados para la gratuidad, pero hay un porcentaje que está en proceso porque les falta algún antecedente para asignar la ayuda. Creemos que a fines del proceso en marzo tendremos alrededor de 1.600 estudiantes en la PUCV con este beneficio”, agregó Vásquez.

El proceso de matrícula se está desarrollando con normalidad entre las 9 y las 17 horas. Los jóvenes y sus familias pueden venir en esos horarios donde podrán realizar el proceso completo. Sin embargo, quienes estén complicados para asistir presencialmente, también se ofrece la posibilidad de utilizar la plataforma online de la PUCV (www.pucv.cl) que ofrece las mismas alternativas.

El vicerrector Académico tuvo la posibilidad de conversar con los matriculados y sus familias, considerando que muchos jóvenes llegan a Casa Central acompañados de sus padres y abuelos a realizar el trámite, lo que demuestra el valor que en nuestro país se da a la educación superior, considerando que algunos son la primera generación que ingresa a la universidad.

“Que los hijos lleguen a la universidad es una expectativa muy alta no sólo para ellos, sino que también para su entorno familiar. La PUCV está acreditada por seis años y cuenta con gran prestigio dentro de la región y del país. Todos los años recibimos a más del 40% de estudiantes provenientes de otras regiones”, indicó.

UN COMPROMISO CON LA INCLUSIÓN

Al respecto, el vicerrector Vásquez precisó que la Pontificia Católica de Valparaíso desde sus orígenes siempre ha sido una universidad inclusiva y aunque la política pública ha acentuado la incorporación de jóvenes que proceden de familias más vulnerables, hace muchos años que la PUCV ha apoyado el ingreso de jóvenes con talento académico, independiente de su estrato social.  

“Al analizar el ingreso de los alumnos de primer año, siempre hemos dicho que la distribución de nuestra universidad es muy parecida a la del país. Tenemos un 20% de cada uno de los quintiles. Decimos que representa muy bien la heterogeneidad de Chile. La mixtura social forma parte de la misión y la visión de la PUCV”.

El joven Nicolás Barahona se matriculó en Agronomía. Oriundo de Limache optó por esta carrera debido a que le gusta trabajar en contacto con la naturaleza. “Realicé todos los trámites por internet desde el teléfono y todo fue muy expedito. No tuve que hacer filas y el proceso está muy bien explicado. No fue para nada engorroso".

Su madre Ana María Palacios está muy orgullosa, considerando que Nicolás ingresó con el beneficio de la gratuidad. “Es mérito propio y por su constancia. Como familia estamos muy agradecidos porque el dinero no será un impedimento para que logre sus metas. Es un apoyo importante que recibimos del Estado y estamos convencidos que aprovechará bien esta oportunidad”, señaló.

Javiera Córdoba llegó a matricularse a Ingeniería en Alimentos. “El proceso fue muy rápido y la atención personalizada. Me sentí como en casa. Elegí esa carrera porque la encontré novedosa y mi hermano había estudiado antes en la PUCV, así que tengo buenas referencias”, expresó.

Monserrat Mendoza se matriculó en Kinesiología acompañada de su padre y hermana. “Me gusta el trabajo que realizan. En lo personal, practico deporte y trato de defender la actividad física y la movilidad por la ciudad. Me gusta la Universidad y he conocido a algunas alumnas que me han comentado sobre cómo es la carrera”, concluyó.

Dirección General de Vinculación con el Medio   

Fotos: Ángela Tobón Coral