Auditorio del Centro de Estudios Avanzados y Extensión es nombrado en honor a Fernando Rosas

La hija del director, Magdalena, indicó que este homenaje “permitirá preservar su memoria, su amor por la música, por su país, por Dios y por nosotros”.

06.10.2016

Una jornada plagada de recuerdos y emociones se vivió durante la ceremonia en que se nombró al auditorio del Centro de Estudios Avanzados y Extensión (CEA) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso como Fernando Rosas, fundador del Instituto de Música de nuestra Casa de Estudios y que falleció en 2007.

El encuentro, que fue encabezado por el rector Claudio Elórtegui, contó con la presencia de autoridades de la Universidad, familiares –entre ellos su viuda Ana María y sus hijos Magdalena, Bernardita y Felipe- y amigos del director musical.

“El profesor Fernando Rosas dedicó innumerables esfuerzos organizativos en pro de la difusión musical, liderando aventuradas iniciativas de repercusión y proyección nacional e internacional, como la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile en 2001”, rememoró en la ocasión el rector Elórtegui.

Ernesto Rodríguez, académico del Centro de Estudios Públicos y su amigo desde 1949, cuando ambos se encontraron en la Escuela de Derecho de la Católica de Valparaíso, compartió con los asistentes múltiples recuerdos que acompañaron sus vidas: “Fernando Rosas no solo era un músico: era un filósofo y un creyente”.

“Con Ana María (su viuda) siempre recibían a sus amigos con la puerta abierta para conversar sin ninguna suntuosidad y siempre cerca de los pobres”, rememoró.

MÚSICO E INCANSABLE COMUNICADOR

“Las huellas de Fernando Rosas están por doquier, tanto en personas como en instituciones. Sin ningún temor de parecer excesivo, puede decirse que él, Domingo Santa Cruz y la aparición de los teatros universitarios son hitos referenciales para la historia cultural de Chile”, indicó en la oportunidad su amigo Jaime Donoso, quien agregó que siempre quiso “difundir y hacer partícipe a todo el mundo de la música clásica, desde el Barroco a la Modernidad”.

Importantes hitos alcanzados a lo largo de su carrera dan cuenta, según agregó Donoso, de “gigantescas construcciones y manifestaciones visibles de una personalidad múltiple, un músico e incansable comunicador”.

Su hija Magdalena, al recordar a su padre, recalcó fundamentalmente el cariño que él siempre tuvo por Valparaíso y por la que fue su primera casa de estudios. “Ésta no es una sala cualquiera, es la sala que lleva desde hoy el nombre de un hombre que supo convertir sus sueños en acción, que beneficiaron el desarrollo cultural de todo un país”, señaló.

Finalmente, agradeció a todos quienes hicieron posible que el auditorio lleve por nombre Fernando Rosas, “lo que permitirá preservar su memoria, su amor por la música, por su país, por Dios y por nosotros”.

Fernando Rosas realizó una extensa labor universitaria y pública para el desarrollo de la música en Chile, que incluyó la creación de los Institutos de Música PUCV y PUC, el establecimiento de la Fundación y Radio Beethoven, la Orquesta de Cámara de Chile y la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil, entre otros valiosos aportes, como la creación de los Conciertos de Verano que cada año se realizan en la Quinta Vergara.

Además, recibió importantes reconocimientos a su trayectoria como la Orden al Mérito Gabriela Mistral de Chile, la Cruz de Plata de la República de Austria y la Condecoración Andrés Bello otorgada por el Gobierno de Venezuela, entre muchos otros.

Por Juan Pablo Guerra

Dirección General de Vinculación con el Medio