Académico PUCV será parte del jurado que elegirá al nuevo Premio Nacional de Historia

Se trata del profesor Alejandro Guzmán de la Escuela de Derecho.

18.05.2018

Buscando destacar la labor y trayectoria de los principales historiadores chilenos, cada dos años el Gobierno de Chile otorga el Premio Nacional de Historia, de acuerdo al Decreto Ley 681, “al investigador de Historia Patria o a quien, divulgándola con continuidad y nobleza de estilo a juicio del jurado, la mereciere”.

El jurado para el otorgamiento de este reconocimiento es presidido por el Ministro de Educación e integrado por un representante de la Academia Chilena de la Historia, uno de la Sociedad Chilena de Historia y Geografía, y dos de Institutos o Departamentos de Historia de las Universidades, designados por el Consejo de Rectores.

En este proceso, fue convocado como parte del jurado el profesor Alejandro Guzmán, de la Escuela de Derecho, quien participará en representación de la Academia Chilena de la Historia, de la cual es Miembro de Número.

Alejandro Guzmán es abogado de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y Profesor Emérito de la misma Casa de Estudios, Doctor en Derecho de la Universidad de Navarra (España), Miembro de Número de la Academia Chilena de la Historia, Miembro Correspondiente de la Real Academia Española de la Historia y académico honorario de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

Consultado por los criterios que serán relevantes a la hora de escoger al nuevo Premio Nacional de Historia, el académico comenta que “es importante que sea un historiador con carrera y una obra escrita, con cierto reconocimiento del gremio en Chile. Que pueda exhibir una carrera en la historiografía nacional importante, con aportes”.

“Generalmente a quienes se premian son profesores universitarios, lo cual se comprende. Se busca premiar una obra ya cumplida, relevante”, complementa.

Cabe destacar que, según consigna el Decreto Ley 681, las deliberaciones del jurado serán confidenciales, como asimismo la información que haya tenido a la vista para discernir los respectivos premios, pero su fallo deberá ser fundado, destacando los méritos intelectuales y morales de los agraciados y la trascendencia de su obra.

Por Nicolás Jara

Dirección General de Vinculación con el Medio