Ir a pucv.cl

Cátedra de Doctrina Social de la Iglesia

El año 2010 el Gran Canciller, el Vice Gran Canciller y el Rector de nuestra Universidad coincidieron en la necesidad de tener una instancia de divulgación y fortalecimiento del pensamiento social de la Iglesia. Ante esta inquietud el Instituto de Ciencias Religiosas propuso la creación de una Cátedra de Doctrina Social de la Iglesia, proyecto que tomó forma a comienzos del 2011.  Esta iniciativa se oficializó por Decreto de Rectoría, Orgánico N° 509/2011 el 07 de abril, con la firma solemne por parte de las autoridades de la Universidad.

La Cátedra se constituyó con la colaboración del ya mencionado Instituto de Ciencias Religiosas y de las Facultades de Ciencias Económicas y Administrativas; de Derecho y de Filosofía y Educación, sin que ello significara que las demás facultades y unidades académicas pudieran participar en sus actividades.

El mencionado Decreto que le dio existencia define la función de esta Cátedra: “La Cátedra de Doctrina Social de la Iglesia constituirá un espacio de estudio y respuesta frente a las inquietudes de quienes tengan a su cargo la responsabilidad de construir y cuidar el bien común, confiriendo un sentido ético-moral a las actividades profesionales de quienes participen en él”. A continuación se fijaron los objetivos generales y específicos de la misma que, en lo básico, buscan convocar a toda la comunidad académica para que, desde sus respectivas miradas disciplinarias, aporten al análisis y posibles soluciones de los problemas de la vida social.

Logros de la Cátedra

Un somero recuento de las actividades y logros de estos cinco años señalan que han participado 33 académicos de 6 facultades y tres invitados externos, en un total de nueve jornadas, las que se realizan a razón de una por semestre. En este mismo lapso, son cuatro los Anuarios publicados y un libro del P. Pedro Gutiérrez.

Desde el año 2014, en que se inició la inclusión de artículos referidos a las materias de la Doctrina Social en el Anuario, se han recibido 5 colaboraciones en este aspecto.

Estos son los logros cuantificables que respaldan la iniciativa, pero más importante aún, es como ella ha conseguido convocar a miembros de nuestra comunidad académica para que, desde sus competencias disciplinarias y profesionales, puedan contribuir en la dinámica de alumbrar las respuestas y soluciones a los problemas de la sociedad contemporánea. Este ha sido el sello distintivo de la Cátedra, incentivando la reflexión disciplinaria en torno a las temáticas y problemas que plantea la Doctrina Social de la Iglesia. Por esta misma razón ha sido un lugar de encuentro de los profesores de diferentes unidades académicas, que de otro modo, difícilmente habrían tenido un espacio para compartir sin otro propósito que el de poner a disposición de la comunidad académica su pensamiento y experticia.

Es destacable el compromiso del Gran Canciller de la Universidad, que siempre ha estado presente en las jornadas realizadas en el marco de esta Cátedra.

Las universidades deben conservar, acrecentar y transmitir la verdad expresada a través de los logros y avances del conocimiento en sus diversas manifestaciones. Son estos conocimientos los que van conformando ese universo ordenado en el que las cosas, los hechos y las personas van cobrando sentido y significación.

Es justamente la tarea de predicar el Evangelio, en un lenguaje adaptado a los hombres de esta época, uno de los compromisos de la PUCV. Es en esta misión donde se inserta esta iniciativa que, sin ser ella sola capaz de llevarla a su cumplimiento, da luces respecto a los desafíos que se deben seguir enfrentando.