Centro de Minería PUCV organiza seminario sobre equidad de género en la industria

La actividad fue inaugurada por la ministra de la Mujer, Claudia Pascual. En la ocasión, se ofrecieron estadísticas que muestran que las empresas que incorporan a más representantes del género femenino en cargos directivos son más sostenibles y cuentan con una mejor gestión.

09.09.2016

En el Salón Blanco Encalada del Hotel O´Higgins se efectuó el seminario “La equidad de género en la industria: un alianza de mutuo beneficio”, encuentro que fue organizado por el Centro de Minería PUCV en el marco del proyecto “Convenio de Desempeño: Educación Superior Regional PMI PUCV 1301 con el apoyo de la organización Woman in Mining (WIM) Chile y los ministerios de la Mujer y la Equidad de Género, de Energía, de Minería y de Educación.

La actividad fue inaugurada por la Ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Claudia Pascual, quien agregó que se debe aumentar la participación de la mujer en el mercado laboral chileno, pues se pierden talentos importantes y muchas posibilidades de desarrollo económico. En efecto, la ministra planteó que si se incorporaran 900 mil mujeres más a trabajar en Chile crecería el Producto Interno Bruto en un 6%.

“Más de la mitad de la población que podría trabajar no lo hace. Se necesitan políticas públicas que favorezcan el empleo con estándares sociales. Como gran obstáculo está que la sociedad asigna grandes responsabilidades a la mujer en el cuidado de los hijos y los enfermos al interior de la familia, lo que coarta las posibilidades de estudio y trabajo”, indicó.

La ministra señaló que en nuestro país hay una gran presencia de las mujeres en rubros como el comercio, la educación y el servicio doméstico, pero falta que se sumen más a la pesca y la minería. “De acuerdo a estadísticas del Servicio Nacional de Geología y Minería en Chile el aporte de las mujeres a la minería llega al 7,4%. En otros países supera el 15%. Considerando los avances técnicos, hoy puede hacerlo perfectamente. La mujer puede ser un aporte para la industria”, explicó.

El secretario general de la PUCV, Juan Carlos Gentina, se refirió a los asistentes en representación del rector Claudio Elórtegui y planteó que resulta fundamental incorporar a la mujer en la minería, considerando que esta industria representa el 11,2% del PIB de Chile. “Es un imperativo derribar las barreras de entrada para que la mujer se desarrolle en todas las áreas. Para nosotros como Universidad es fundamental colaborar en esta tarea de inclusión”, complementó.

Al respecto, la directora del Centro de Minería PUCV, Amelia Dondero, precisó que uno de los factores que favorece la productividad en esta industria corresponde a la incorporación de la mujer en cargos directivos y operacionales.

“Las mujeres tienen un mayor respeto a las normas de seguridad y esa es la primera prioridad en la industria minera, donde la accidentabilidad es menor pero suele ser de mayor impacto porque puede causar muertes. Lo otro es que la mujer tiende a tener menos rotación en su cargo, menos tasa de ausentismo laboral y es capaz de asumir varias tareas a la vez. Tiene ventajas pues puede compatibilizar el trabajo profesional con las responsabilidades domésticas como el cuidado de los niños y los adultos mayores, tarea que sigue siendo una labor esencialmente femenina”.  

UNA TENDENCIA GLOBAL

En la ocasión expuso la coordinadora de ONU Mujeres Chile, María Inés Salamanca, quien expresó que a nivel global se requiere avanzar hacia una mayor equidad de género, considerando que de acuerdo a diversos cálculos se ha visto que la igualdad salarial entre hombres y mujeres recién sería una realidad en 70 años más.

“En nuestro país, las mujeres ganan un 19% menos que los hombres. A nivel global esta cifra llega al 24%. El 92% de los casi 20 millones de trabajadores domésticos en el mundo son mujeres. Su trabajo mantiene a las familias pero es mal remunerado. Una tendencia global es que las mujeres dedican más del doble de tiempo no remunerado al trabajo doméstico y de cuidado de enfermos que los hombres”, lamentó.  

En 2014, por ejemplo, no había ninguna ministra de Hacienda en los países de América Latina. “Se requiere crear un entorno macroeconómico favorable. El aporte de las mujeres al trabajo favorece el desarrollo económico. En el ámbito de la minería se ha visto que generan ganancias en la comunidad, conducen a una mayor inversión sostenible e impactan en la productividad. Puede aportar a la eficiencia de la gestión”, explicó.

Marcos Márquez, vicepresidente de Mina en la Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi, agregó que de manera paulatina han incorporado supervisoras y operadoras mineras dentro de una estrategia de innovación. “Dentro de los atributos que encontramos entre las mujeres está el respeto, la amabilidad, el orden, humanizan los espacios de trabajo, son responsables, faltan menos a trabajar y presentan una mayor cercanía y pasión por el trabajo, lo que valoramos enormemente”.

La actividad continuó con la exposición de María Isabel González, directora de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) y el panel conformado por Claudia Monreal, presidenta de WIM Chile; Andrea Henríquez, jefa de Desarrollo Organización de ENAP y Daniel Sierra, vicepresidente de RR.HH: Codelco.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio