Escuela de Periodismo recibe a destacado académico del grupo de fundadores de BBCNews.com

El especialista en medios digitales, Alfred Hermida, dictó la conferencia “La Revolución del Periodismo en la Era Digital”.

20.11.2018

Alfred Hermida, director de la Escuela de Periodismo de la Universidad de British Columbia, en Vancouver, Canadá, presentó la conferencia “La Revolución del Periodismo en la Era Digital” en la Católica de Valparaíso invitado por académica Claudia Mellado en el marco de su investigación “Prácticas, discursos y redefinición de roles periodísticos en redes sociales: un estudio comparado en las plataformas digitales de Twitter e Instagram” (Proyecto Fondecyt 1180443).

Hermida, quien es especialista en medios digitales y uno de los fundadores de BBCNews.com, hizo un repaso por momentos de su experiencia personal como reportero, en particular sobre sus coberturas en Medio Oriente. En una presentación de cerca de una hora, el académico anglo-canadiense abordó problemáticas que aquejan a nuestros tiempos y que se reduce a una premisa, aparentemente sencilla: ¿cuál es la audiencia del periodismo hoy? ¿cómo podemos “actualizarnos”?

PERIODISMO ACTUAL… ¿UN PERIODISMO PERDIDO?

En palabras de Hermida, el periodismo se encuentra perdido. El hecho de que frente a todo el contenido que se genera en el mundo digital (que es prácticamente infinito), el periodismo tenga que esforzarse aún más para captar la atención de la audiencia, genera un grupo de nuevos desafíos a considerar. A medida que los sistemas de información aumentan, los sistemas de atención de la audiencia disminuyen.

“Esto no es solo teoría, es lo que está pasando en el mundo (...) Cada año, el Instituto de Periodismo Digital de Reuters hace una encuesta para ver cómo es que la gente está encontrando la información. Se le hace a una muestra de 34.000 consumidores en siete países, incluido Chile”, explicó.

“La mayoría ve la noticia no del sitio de origen, que puede ser, por ejemplo, el de la BBC, sino que a través de Google o sus aplicaciones en smartphones. O incluso de las notificaciones mismas. La gente está viendo las noticias por una puerta lateral que les demanda menos tiempo”.

Además, el académico puso énfasis en que “muchas transformaciones circulan en las redes sociales, las cuales son bien particulares si se tiene en cuenta que se combinan las informaciones de tipo personal, profesional y de interés público (…) Como periodistas no tienen como competencia al mismo rubro, sino que a los amigos de su audiencia, imágenes de gatitos, noticias falsas, así como contenido que no necesariamente es noticia”.

Hermida finalizó comentando que este tipo de situaciones no cambiará, lo que fundamenta el hecho de que se tenga que reestructurar la idea de periodismo para el futuro cercano.

“Yo trabajo en una escuela de periodismo, pero me pregunto: ¿cuántos aquí consumen el boletín de noticias de las siete de la tarde? La respuesta es nadie, no porque no quieran o no lo necesiten. Ellos quieren trabajar en este campo y es válido, pero no sienten personificado ahí el mundo de lo que ellos entienden por noticias o información si seguimos la regla tradicional de los medios”, concluyó.

COMENTARIOS SOBRE EL ENCUENTRO

El profesor Claudio Elórtegui comentó que “se puso el tema desde la perspectiva de alguien que es, además de un espectador, un protagonista de estos eventos, con una trayectoria más que destacable, considerando su participación en la BBC. (...) Los cambios que mencionó pueden parecer arcaicos, pero, en realidad, estamos en el umbral de éstos: un par de años en el mundo digital es mucho para el abanico de acciones que pueden ocurrir”.

En cuanto al objetivo del encuentro, agregó que: “Primero, se reafirman cosas que nosotros analizamos y comprobamos empíricamente acá en la Escuela (...) Desde los ámbitos de docencia, investigación y diálogo, estas iniciativas son muy positivas para los asistentes y los mismos estudiantes”.

Por su parte, Javiera Burgos, estudiante de segundo año, agregó que “lo que más me llamó la atención fue el estudio que mostró y que comprueba que los lugares donde consumimos información han cambiado: ahora nos informamos en el baño, el transporte público y en la cama”. “Debemos actualizarnos, no sólo como consumidores, sino como periodistas también”, concluyó.

Por Daniel Gallardo

Escuela de Periodismo