Ir a pucv.cl

Exalumno y actual docente del Instituto de Biología descubre nueva especie de planta endémica

En honor al lugar de hallazgo Miersia putaendensis es el nombre de la planta descubierta por Arón Cádiz-Veliz, en la comuna de Putaendo. Actualmente, esta y otras especies del sector se encuentran en Peligro Crítico de extinción (CR) si no se adoptan medidas adecuadas de protección a la flora que habita en esa zona.

Recientemente, la revista científica Phytotaxa publicó la investigación que desarrolló Cádiz-Veliz, biólogo de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. En ella se describe la existencia de una especie endémica del centro de Chile que habita en laderas sombrías, entre matorrales y bosque esclerófilo. Es un tipo de planta que se caracteriza por flores que presentan simetría bilateral, tres tépalos superiores, dos laterales y uno inferior. Además, la planta posee dos apéndices florales lineares o cuneiformes, con el ápice truncado, dentado y deflexo. Sus estambres están fusionados formando un tubo (tubo estaminal) de color blanco-hialino, giboso, con una mancha púrpura.

Actualmente, Arón Cádiz-Veliz realiza clases en el laboratorio del Instituto de Biología de la PUCV e investiga en el herbario del Jardín Botánico Nacional. Siguiendo su costumbre de colectar plantas y llevarlas al herbario, se encontró por primera vez con la Miersia putaendensis durante un paseo familiar, cuando caminaba por una quebrada en el estero Los Ángeles, también conocido como estero El Arrayán en Putaendo.

Señala el investigador que este es un lugar muy particular. Pertenece a la comuna de Putaendo, cerca del límite con la comuna de Cabildo. Además, “en la quebrada se forma un oasis. Permanentemente hay agua, abajo se desarrolla un bosque con peumos, sauces chilenos y chequén. El chequén es un arbusto hermano del arrayán que solo crece en sitios húmedos. Es un sector rodeado de rocas gigantes; por lo mismo, van muchos escaladores a esa zona”. Desde que vio la flor, Arón se dio cuenta de que era algo desconocido.

Pasaron nueve meses hasta la publicación de su investigación. Cabe destacar que cualquier hallazgo de especies dentro de la diversidad chilena es relevante, debido a que nuestro país se caracteriza por tener muy pocas especies en comparación con otros lugares de Latinoamérica, sin embargo, cerca de la mitad de las especies chilenas son endémicas y presentan alto grado de amenaza.

En este sentido, Chile Central es considerado como uno de los 35 sitios prioritarios para la conservación de la biodiversidad, algo que no se tiene en cuenta en las políticas públicas, según comenta Arón: “es triste, porque la información entregada por los científicos no se utiliza para tomar decisiones en las políticas públicas. Esta es una planta que tiene una distribución extremadamente restringida, es endémica, y al encontrarse en un sólo sitio de Chile, adquiere la denominación de microendemismo.  Se encuentra en un sitio muy amenazado por la instalación de proyectos mineros, por cabrerías y ganado caprino. Tan susceptible es, que bastaría un sólo evento catastrófico -como, por ejemplo, la construcción de un camino-, para que desaparezca la población entera, o gran parte de esta, pues es muy pequeña. De lo que pude recorrer en el sitio, encontré cerca de 60 individuos en menos de un kilómetro cuadrado".

En la publicación de su investigación, el biólogo propuso que esta planta fuera considerada en Peligro Crítico de extinción, según criterios internacionales UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) que categorizan su estado de conservación ante las posibles amenazas de desaparición. Por el momento, la Miersia putaendensis, no tiene ningún resguardo legal. Sin embargo, en estos días está abierto el Proceso de Clasificación de Especies Según Categorías de Conservación del Ministerio del Medio Ambiente. Esto significa que Arón podrá ingresar una ficha estándar con toda la información de la planta. Así, un comité evaluará el estado de conservación, para después publicar la ficha y obtener la tan ansiada protección legal. “Es súper importante conocer para proteger, porque el valle de Putaendo ha sido muy poco explorado, a pesar de que está muy cerca de Santiago y Valparaíso”, señala el científico.

Este hallazgo realizado por Cádiz-Veliz demuestra el gran potencial que tiene la zona de Putaendo y sus alrededores. “Es un verdadero laboratorio natural que aún no ha sido valorado y que incluso se podría perder antes de que sea conocido por la ciencia. Y me refiero a esto porque hay muchas amenazas. Un ejemplo de ello, es el cambio de la matriz energética, por lo cual los cerros de acá se están llenando de paneles solares. Es decir, donde hay especies amenazadas están detrás los grandes proyectos energéticos, agrícolas y mineros. Sin ir más lejos, uno llamado Proyecto Minero Viscachitas pretende instalarse en medio de la única cuenca que tenemos con agua aquí, en Putaendo. Entonces, hay una discordancia completa entre la información que se entrega desde la ciencia hacia las autoridades y la toma de decisiones. No podemos seguir sosteniendo esta forma de hacer las cosas”.

Descubrimientos como este son relevantes para el desarrollo de la ciencia y el cuidado de muchas especies que podrían perderse por la destrucción acelerada de la Tierra, un tema que Arón comparte a través de sus investigaciones y que también canaliza por medio de Instagram (@floradelvalledeputaendo), en un espacio de alto alcance, donde difunde acerca de las amenazas que afectan a la flora en esta zona.