Ir a pucv.cl

Primer Doctorado en Didáctica de las Ciencias en Chile se impartirá en la PUCV, con participación de profesores del Instituto de Biología

El inicio está programado para marzo del 2021, en modalidad presencial, siempre y cuando, la situación sanitaria lo permita. Del 1 de octubre al 25 de noviembre de 2020 es el plazo para postular a este nuevo doctorado de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

El objetivo del Doctorado en Didáctica de las Ciencias es la formación de investigadores que cuenten con altos estándares éticos y, asimismo, con una acabada y actualizada comprensión de diversos enfoques teóricos y metodológicos de los procesos didácticos que requiere la enseñanza y el aprendizaje de las Ciencias. Para su directora, la Dra. Corina González Weil, académica del Instituto de Biología PUCV y docente del Magíster en Didáctica de las Ciencias Experimentales PUCV, este doctorado “ofrece la posibilidad de participar de un espacio muy rico de discusión y de pensar de manera profunda sobre la educación en ciencias, generando evidencias para la toma de decisiones informadas en el área. A esto se suma la diversidad disciplinar del cuerpo docente. Contaremos con muchos colaboradores nacionales e internacionales que, desde sus perspectivas, nos ayudarán a enriquecer la mirada sobre los fenómenos de estudio. Todo lo anterior está apoyado por un cuerpo docente altamente calificado y por una infraestructura especial (sala de estudio para el Programa, biblioteca, etc.), así por la posibilidad de postular a becas”.

Cabe señalar que Didáctica de las Ciencias es una disciplina orientada a lograr la alfabetización científica de los estudiantes, con el fin de usar este conocimiento actualizado para tomar decisiones informadas en temas que afecten la vida cotidiana. Por todo esto, adquiere particular relevancia el nuevo doctorado, que se suma a la lista de postgrados PUCV, ya que a nivel nacional no existen programas similares al Doctorado en Didáctica de las Ciencias. Su directora nos comenta algunas condiciones que han enmarcado la generación de este novedoso proyecto académico.

¿En qué contexto nace la idea de crear el doctorado y qué objetivos desean cumplir con este nuevo desafío?

“La idea de crear el Doctorado nace hace algunos años frente a la necesidad de impulsar el desarrollo de esta área en el país, y como continuación natural del Programa de Magíster en Didáctica de las Ciencias Experimentales PUCV. Dentro de la Facultad de Ciencias teníamos, además, el ejemplo del Doctorado en Didáctica de la Matemática, el cual, al igual que el nuestro, fue el primero a nivel nacional en el momento de su creación. El Doctorado en Didáctica de las Ciencias tiene como objetivo la formación de investigadores de excelencia, capaces de generar conocimiento original y relevante en el área. Adicionalmente, esperamos que se potencie el desarrollo de soluciones a problemas actuales en el área de la educación en ciencias, basadas en investigación contextualizada y pertinente a las necesidades tanto nacionales como internacionales”.

¿A qué necesidad del actual contexto científico y de investigación se pretende responder con la creación de este nuevo espacio académico?

“La Didáctica de las Ciencias es un área relativamente nueva en el país. Si bien nuestra investigación es de frontera y se enmarca en las actuales líneas de investigación a nivel mundial, se requiere de mucho desarrollo aún en el área para lograr el nivel de otros países y tener un real impacto en la sociedad. Por otra parte, la gran mayoría de los didactas de la ciencia nos hemos formado en el hemisferio norte. Esto nos propone como desafío el “crear Escuela”, es decir, explorar cuáles son las necesidades propias de nuestro país y nuestra realidad latinoamericana y de qué manera, a través de nuestras investigaciones, podemos contribuir a mejorar la educación en ciencias en nuestro continente”.

¿Cuál es el rol de este doctorado en un mundo hiperconectado, con información de todo tipo y que muchas veces desinforma a la ciudadanía en temas científicos?

“Efectivamente, en la actualidad, problemas como la emergencia sanitaria dada por la pandemia, el cambio climático y la propagación de noticias falsas a través de las redes sociales, requieren más que nunca que la población esté alfabetizada científicamente y presente un alto desarrollo de pensamiento crítico, que le permitan enfrentar estos desafíos. Lograr lo anterior, implica generar evidencia local acerca de cómo ocurren los procesos de aprendizaje y enseñanza involucrados en la alfabetización científica; de qué manera contextualizar la enseñanza; qué recursos son los más adecuados, y cómo mejorar el desarrollo profesional docente para que las instituciones educativas sean un espacio de transformación y de educación de la población en general. La percepción que la sociedad chilena tiene de la ciencia es, en general, positiva. No obstante, no siempre se toma en serio lo que la ciencia propone, debido a que hay muchos otros intereses (económicos, políticos, etc.) que ejercen presión y desestiman la evidencia científica según su conveniencia. Frente a ello, se requiere fortalecer la comprensión no solo de la ciencia y el desarrollo de habilidades científicas, sino también de la naturaleza de la ciencia y el valor que tiene la evidencia para la toma de decisiones informadas”.

Pensando en los estudiantes y egresados del Instituto de Biología, ¿cuáles deberían ser las principales motivaciones de quienes tengan el interés de postular y qué nos podría decir del cuerpo docente que integra el doctorado?

“La motivación principal para postular por parte de estudiantes y egresados del IBIO (Instituto de Biología) debiera ser el querer profundizar en el conocimiento que ya adquirieron en el área de didáctica de las ciencias durante el pregrado y embarcarse en un viaje muy desafiante, que supone generar conocimiento de frontera en un área nueva. Problemas específicos de la didáctica de la biología, como la educación ambiental, la comprensión de conceptos biológicos particulares, la enseñanza fuera del aula, el uso del laboratorio y el desarrollo de habilidades científicas relacionado a problemas biológicos, son algunos de los temas que podrían ser necesarios para profundizar. Pero, del mismo modo, cuestiones más generales como la comprensión de la naturaleza de la ciencia, el desarrollo de recursos tecnológicos, la reflexión y la colaboración entre docentes de ciencia, o el cómo enfrentar las nuevas bases curriculares, son temas igualmente interesantes, sobre los cuales hacen falta muchos estudios. En relación con el cuerpo docente, hay tres profesores del Instituto que formamos parte de este Programa: Hernán Cofré, Pablo Lizana y yo. Cada uno tiene líneas muy diferentes de investigación, pero complementarias, las cuales se suman a las líneas de los colegas de química, física y geografía, generando un contexto interdisciplinar muy importante para la investigación”.

Por último, Corina González Weil destaca el apoyo permanente de la Vicerrectoría de Investigación y de la Facultad de Ciencias, “cuyas autoridades, desde hace varios años, han apoyado fuertemente el surgimiento de esta área, ayudando a que como grupo nos posicionemos nacional como internacionalmente. Desde esa perspectiva también ha sido muy valioso el aporte de cada Instituto; en estos últimos 15 años han promovido la incorporación de varios colegas a esta área. Lo anterior, no sólo ha hecho posible que nuestra Universidad, sea probablemente la institución que mayor ‘densidad’ de didactas de la ciencia tenga a nivel nacional, sino que también ha posicionado a nuestro programa de Magíster en Didáctica de las Ciencias Experimentales, y ahora nos permite abrir este Programa de Doctorado, el primero en el país”.