Formación Cristiana: Escuela Óscar Romero inaugura sesiones en la PUCV

La Escuela promueve el método de discernimiento sociopolítico basado en la Teología Latinoamericana generada después del Concilio Vaticano II y desde la Doctrina Social de la Iglesia.

16.08.2016

El beato Óscar Romero fue un obispo de El Salvador y mártir de la Iglesia. Es considerado un referente de compromiso con la causa de Jesús, pues respondió evangélicamente a los dolores del pueblo. Alzó la voz en defensa de los perseguidos, asesinados y torturados durante la guerra civil salvadoreña. Murió asesinado durante la celebración de la misa y fue beatificado el 23 de mayo de 2015.

Hace unos días se realizó la inauguración de las sesiones de la Escuela Óscar Romero en la PUCV -con apoyo de la Universidad Alberto Hurtado y la Compañía de Jesús entre otras instituciones- programa de formación en discernimiento cristiano para la acción política y está dirigida a jóvenes de entre 18 y 30 años, provenientes de diversos espacios de participación política y eclesial como federaciones de estudiantes, movimientos juveniles, partidos políticos, pastoral universitaria, voluntariados, líderes sindicales y académicos, entre otros.

La Escuela promueve el método de discernimiento sociopolítico basado en la Teología Latinoamericana posconciliar y la Doctrina Social de la Iglesia.

La inauguración de las sesiones se efectuó en el Salón de Honor y contó con la presencia del Gran Canciller y Obispo de Valparaíso, Monseñor Gonzalo Duarte García de Cortázar; el rector de la PUCV, Claudio Elórtegui; el vicario de la pastoral universitaria del Obispado de Valparaíso, Monseñor Rafael Osorio; el director de la Escuela Óscar Romero, Nemo Castelli; el vicerrector de Integración de la Universidad Alberto Hurtado, Sebastián Kaufmann, entre otras autoridades de la PUCV.

El Gran Canciller de la Universidad, valoró esta instancia de formación para jóvenes, sobre todo en un momento donde existe una gran crisis institucional. “Los políticos son los principales constructores de la paz. Están llamados a liderarnos para ir construyendo un mundo de paz. Esto no es fácil. La paz se construye y destruye cada día (…) Valoramos que existan jóvenes que se interesen por la política. Como diócesis estamos apoyando la formación de líderes sindicales. Es un momento muy importante para formar a futuros dirigentes comprometidos con la paz”, indicó.

Por su parte, el rector Elórtegui agregó que para la PUCV es un motivo de gran alegría inaugurar la Escuela Óscar Romero en conjunto con la Universidad Alberto Hurtado y la Compañía de Jesús.

“La Escuela viene a llenar y satisfacer una necesidad que existe en la línea de contribuir a formar a jóvenes para la diligencia orientada al mundo social, político y universitario mientras nuestro país pasa por un momento difícil en lo relativo a la confianza en las instituciones y en las autoridades en los distintos ámbitos de la sociedad. Necesitamos a jóvenes con una vocación de servicio, una buena formación para que ocupen los espacios que la sociedad requiere. Queremos que se formen como futuros dirigentes y líderes sociales a partir de los principios que inspira el cristianismo”, complementó.   

HACIA UN PAÍS DE HERMANOS

El padre Nemo Castelli recordó que el ADN de la Escuela Óscar Romero es eclesial incluyendo distintas miradas religiosas y políticas. “Óscar Romero decía que quién le temía a la calle, le temía a Dios. En Chile nos hemos transformado más en consumidores que ciudadanos y nos hemos olvidado del bien común. En general, no nos preguntamos por el nosotros. En los últimos 25 años se ha disminuido la pobreza en un tercio, pero somos el sexto país más desigual en el mundo (…) Hay que buscar más pasos a la justicia, la diversidad y acoger a quien piensa distinto. Se requiere reflexionar para contar con proyectos políticos que contribuyan a la creación de un país de hermanos”.

Por su parte, el vicerrector de Integración de la Universidad Alberto Hurtado, Sebastián Kaufmann, expuso sobre el vínculo que existe entre Evangelio y Política, advirtiendo sobre la posibilidad de caer en las ideologías. “El cristiano debe ser sensible al ruido de la sociedad. Las ideologías pueden engañar y deformar la realidad. En ese sentido, hay que ser cuidadoso y no dejarse llevar por ellas. La ideología puede transformarse en una idolatría”.

Finalmente, el vicerrector hizo un llamado a renovar el cristianismo social. “Se debe privilegiar el diálogo y la tolerancia. No somos poseedores de la verdad. En política, los cristianos tenemos que ser agentes de reconciliación y tender puentes (…) Hay que buscar formas renovadoras para vivir el Evangelio, lo que se plasme en una acción eficaz”, concluyó.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio