Fallece padre Pepo, creador del Comedor 421 de La Matriz e ingeniero químico PUCV

"Fue un buen hombre, un hombre de Dios, él anunció a Jesucristo bien encarnado, sufriente, con dignidad”, señaló el párroco de La Matriz, padre Gonzalo Bravo.

03.10.2017

Con pesar recibió la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso la noticia del fallecimiento de José León Gutiérrez Asenjo, más conocido como padre Pepo, quien además del gran legado que dejó con la creación del Comedor 421 de la Iglesia La Matriz, fue también ingeniero químico formado en la Casa de Estudios.

De hecho, estudiando en la propia UCV fue cuando se acercó a Dios, pero ingresó al Seminario una vez concluida su carrera. Posteriormente vinieron tres años de Filosofía y otros cinco de Teología y Electrónica.

Se caracterizó por su trabajo vinculado a los Derechos Humanos, ayudando a quienes estaban quedando cesantes por motivos políticos, o bien que tenían familiares detenidos, y creó un taller de reparación de electrodomésticos conocido como "El taller del Pepo". En 1991 arribó a la Iglesia La Matriz donde después creó el Comedor 421, que hasta el día de hoy recibe a cientos de personas en situación de calle, de lunes a domingo.

En 2005 dejó para siempre sus labores en La Matriz. "Fue un buen hombre, un hombre de Dios, él anunció a Jesucristo bien encarnado, sufriente, con dignidad, yo creo que el padre Pepo anunció siempre la resurrección. Donde él veía una cosa negativa, ponía lo positivo; era instrumento de cambio, enamorado de la humanidad y divinidad de todo ser humano, era un hombre muy sensible y por eso hizo cosas grandes porque pudo fijarse en las cosas pequeñas de cada persona", señaló el padre Gonzalo Bravo, actual párroco de La Matriz y profesor de la Facultad Eclesiástica de Teología de la PUCV.

Dirección General de Vinculación con el Medio