PUCV y María Ayuda realizan programa de Educación Sexual y Afectividad para escolares de la región

El proyecto denominado “Ven a conocer tu Universo” tiene como objetivo educar, orientar, instruir y acompañar a niños y jóvenes para que aprendan a conocerse y enfrentar con mayor información una etapa de cambios físicos, sociales, psicológicos y espirituales.

30.11.2016

Entre junio y diciembre de este año se está desarrollando en la PUCV el programa de educación sexual y afectividad denominado “Ven a conocer tu Universo”, donde están participando un grupo de alumnos de séptimo y octavo básico de siete establecimientos de la región.

La iniciativa es organizada en conjunto por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y la Fundación María Ayuda con el objetivo de educar, orientar,  instruir y acompañar a niños y jóvenes de la región para que aprendan a conocerse y enfrentar con mayor información una etapa de fuertes cambios físicos, sociales, psicológicos y espirituales.

Entre los establecimientos que están participando en la iniciativa se encuentran: Escuela Joaquín Edwards Bello del Cerro Barón; Escuela Básica Mariano Latorre del Cerro Barón; Escuela Básica República de Paraguay del Cerro Placeres; Escuela San Ignacio de Loyola de Avenida Argentina; Colegio Salesiano de Valparaíso; Colegio Juana Ross de Valparaíso y Colegio Sagrada Familia de Reñaca.

Los alumnos se reúnen todos los jueves en la Casa Central y allí han tenido clases sobre los misterios que encierra la sexualidad humana, la ideología de género, la familia y el matrimonio, entre otros temas.

Entre los profesores que han participado en las sesiones está el Dr. Juan Pablo Faúndez, académico del Instituto de Ciencias Religiosas de la PUCV y el médico cirujano Dr. Heraldo Povea-Pacci, quien expuso sobre la sexualidad y el punto de vista de la medicina.

La gestora del proyecto es la matrona Francisca Santibáñez, quien colabora en el Servicio de Asistencia Religiosa (SAR) de la Universidad. La profesional agrega que la iniciativa ha sido muy exitosa, pues le ha permitido a los escolares compartir sus inquietudes y dialogar sobre temas que no se abordan en la escuela.  

“Este programa ha sido muy interesante. La adolescencia es una edad clave para conocer los cambios corporales y cómo va evolucionando la psiquis. Que las clases sean en la PUCV le da otro cariz al programa. Los alumnos han podido realizar preguntas muy interesantes. La idea es que ellos se conozcan, se valoren y que se dignifique la sexualidad humana desde el punto de vista físico, sicológico, racional y espiritual, es decir desde una mirada integral que para ellos muchas veces es desconocida”, indicó.

De acuerdo a la profesional, en los colegios por lo general se muestran los métodos anticonceptivos, pero no se aborda la responsabilidad de iniciar una vida sexual activa. “Es necesario comenzar a abordar la educación sexual cada vez a edades más tempranas, considerando que recién se estudia en primero medio. Esta es una experiencia inédita en la Universidad”, precisó.

UNA MIRADA INTERDISCIPLINARIA

La profesora de religión, ética y moral, Natalia Altamirano es la coordinadora académica y moderadora del programa. Sobre el desarrollo de las clases, la exalumna de la PUCV agregó que ha sido una experiencia muy enriquecedora.

“Los alumnos se sienten privilegiados de poder venir a la Universidad a aprender. Para ellos ha sido significativo asistir a clases, lo que complementa su formación inicial. La mayoría de los temas de educación sexual y afectividad no se estudian con profundidad en los colegios. Acá en la Universidad, los niños comparten con alumnos de colegios públicos y privados. Todos se mezclan, se genera un intercambio muy interesante”, agregó.

El programa tiene su génesis en la realización del Foro por la Vida, organizado de manera conjunta entre la PUCV y María Ayuda en 2014. Después se hicieron charlas con jóvenes del Servicio de Asistencia Religiosa.

Santiago Palma es un estudiante que viene desde el colegio Sagrada Familia de Reñaca. “El 50% de lo visto acá no lo conocía. Ha sido una muy experiencia muy gratificante. He podido compartir con niños de otros colegios, de realidades sociales distintas y he aprendido nuevas historias de vida. Es valioso conocer a personas de diversos contextos. Actualmente, en los colegios no se aborda lo aprendido acá. Entregan conocimientos para la vida, los que serán muy útiles a futuro”, concluyó.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio