Dos estudiantes del Doctorado en Filosofía se graduarán a través del programa de cooperación internacional FILORED

Harald Bluhm y Pedro Sepúlveda, obtendrán el título en la PUCV y en la Fernuniversität in Hagen, Universidad a distancia de Hagen, Alemania.

El programa de doctorado en Filosofía de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso cuenta con un sólido lineamiento centrado en los autores y temas fundamentales de la tradición filosófica que han marcado el espíritu de Occidente. Dicho programa, de acuerdo a su misión, apuesta a una formación de graduados en un nivel superior, capacitándolos para educar con dominio pleno de la disciplina y concretar una investigación autónoma, original e independiente.

De acuerdo a lo anterior, y dado el prestigio que enmarca al Instituto y a nuestra Casa de Estudios, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso concretó con la Fernuniversität in Hagen, Universidad a distancia de Hagen, Alemania, la firma de dos convenios de cotutela en el marco del programa de cooperación internacional FILORED, por el cual dos de los estudiantes del programa de doctorado que lleva el Instituto, Harald Bluhm y Pedro Sepúlveda, obtendrán el título de ambas instituciones.

Para Pedro, graduado de Psicología y magíster en Filosofía en la PUCV, el Programa de Doctorado brindado por nuestra institución le significó "una experiencia decisiva" en su formación académica. Según comenta, dicho Programa hizo de la investigación filosófica su herramienta de trabajo, dedicándose al estudio de la Filosofía a tiempo completo, lo anterior, gracias a la adquisición de la Beca CONICYT Doctorado Nacional.

"Durante mi preparación en el Doctorado tuve la oportunidad de formarme en el idioma alemán, cuestión que terminó por facilitar la posibilidad de ir a la Universidad de Hagen. Además, éste me permitió asistir a variados cursos y, en ellos, oír a distintos académicos y especialistas, así como, también, compartir con muchos estudiantes motivados y de los cuales aprendí bastante", declaró.

Ante esto, Ricardo Espinoza, Profesor guía de Pedro, además de ser Licenciado y profesor de Filosofía de la PUCV, señala que gran parte de los alumnos que realizan el programa de cotutela, o de aquellos que han adquirido una Beca CONICYT, aprenden no sólo una segunda lengua, sino que dos de ellas, lo que, según el académico, "para ellos significa un tremendo plus".

"Los alumnos en este Programa no sólo obtienen un doble grado. Ellos se forman, aprenden lenguas, viajan por Europa. Significa para ellos una ganancia en todo nivel, ya sea en calidad de vida, formación intelectual, ética, y ciudadana, entre otras. Nuestros estudiantes logran entender Europa, el primer mundo, y con ello, países que llevan siglos de desarrollo. Recordemos que los doctorados implican una investigación de alto nivel en que te exige estar conectado con el mundo e, idealmente, vivir en ese mundo", comentó.

Por su parte, Harald Bluhm declaró que él, como estudiante alemán y a diferencia de su compañero Pedro, se encuentra realizando una cotutela al revés, es decir, se encuentra desarrollando su doctorado en Chile. El estudiante comentó sentirse agradecido del apoyo brindado, sosteniendo que estuvo, durante el 2015, cuatro meses en Alemania gracias a una beca entregada por la PUCV. Lo anterior, con el fin de desarrollar una investigación, la cual forma parte del requisito de doble titulación que él lleva a cabo.

Asimismo, Harald agregó que la posibilidad de formarse en el idioma es un excelente punto a favor que tiene nuestra institución al tener de base el inglés durante el pregrado en la mayoría de las carreras impartidas, declarando que el desarrollo de un doctorado te permite ir más allá, dándote la opción de adquirir un tercero en tu continua formación.

Hardy Neumann, director del Instituto de Filosofía y profesor guía de Harald Bluhm, enfatizó que la importancia de dicho Programa es obvia, puesto que permite que cualquier persona, tanto académicos del Instituto como quien haya realizado el Magíster de Filosofía impartido por éste, gane experiencia sólo con el hecho de salir al extranjero, además de la posibilidad de llegar a bibliografía y acercarse a textos que desde este lado del mundo se hace prácticamente imposible.

De igual forma, el académico comentó que el hecho que hoy el Instituto se encuentre en condiciones de firmar convenios de cotutela, se debe a que profesores europeos, tras su paso por Chile, se percataron que el trabajo realizado era un trabajo serio. El que, sumado al renombre de nuestra institución, les otorgó la confianza para embarcarse en un programa de esta envergadura.

"Un Programa así hay que destacarlo porque no se da necesariamente en todas las universidades de Chile. Deseamos que estos programas de cotutela sigan teniendo lugar, pero en un marco más amplio, el que permanezca con las universidades y no se acabe con el término del doctorado de la persona correspondiente", puntualizó Neumann.

De acuerdo a esto, Ricardo Espinoza añade que "el doctorando chileno es muy bien mirado en el extranjero. Éste está catalogado como tranquilo, serio y en el cual se trabaja muy, pero muy bien. Debemos valorar que en Europa cuesta mucho que te miren como un igual y te den un doble grado y eso te dice que la PUCV, a nivel institucional, se encuentra bastante bien posicionada".

Cabe consignar, que los convenios han sido firmados en el marco del programa de cooperación internacional FILORED (Red Germano-Latinoamericana de Investigación y Doctorado en Filosofía), en la que la PUCV es precisamente una de las instituciones fundadoras. De este modo, FILORED ofrece una positiva posibilidad de inserción internacional para los estudiantes del programa, teniendo, como objetivo principal, la promoción de jóvenes investigadores en el contexto de una investigación internacional. Dicha cooperación permite, además, que los estudiantes de doctorados realicen una investigación doctoral estructurada y supervisada, de manera online y mediante un intercambio internacional intenso; oportunidad que tanto Pedro como Harald fueron partícipes y, quienes, durante su estadía en Alemania, fueron supervisados por el profesor Sören Hoffmann.

Finalmente, la tesis doctoral de Pedro Sepúlveda consiste en una reconstrucción de la filosofía de Friedrich Hegel sobre la base del concepto de unidad, desde su inicio hasta la maduración de la llamada fase especulativa de su pensamiento, mientras que la de Harald Bluhm pretende dar cuenta de la comunicabilidad de las formas del saber en Immanuel Kant y Jean-Paul Friedrich Richter.

Por Camila Tallar
Dirección de Relaciones Internacionales