Geografía: Profesor Andrés Moreira-Muñoz participó en Congreso de Resiliencia en Suecia

El encuentro pretende asumir los enormes desafíos actuales del cambio global, ya no mediante soluciones tecnocráticas, sino a través de cambios paradigmáticos en la forma en que entendemos el mundo y cómo actuamos y vivimos como sociedad en él.

08.09.2017

El profesor Andrés Moreira-Muñoz del Instituto de Geografía participó recientemente en el Congreso de Resiliencia 2017 realizado en Estocolmo (Suecia), oportunidad en la que aprovechó de estrechar lazos de colaboración científica con representante del país escandinavo. Suecia se encuentra en un estado avanzado de reconversión hacia energías alternativas y Estocolmo es considerada una de las ciudades más “verdes” de Europa.

La conferencia organizada por el “Resilience Center Stockholm” pretende asumir los enormes desafíos actuales del cambio global, ya no mediante soluciones tecnocráticas, sino a través de cambios paradigmáticos en la forma en que entendemos el mundo y cómo actuamos y vivimos en él.

Según el director ejecutivo del Centro, Johan Rockström, se requiere avanzar hacia una verdadera revolución del conocimiento científico, sentando las bases para el futuro desarrollo de la sociedad global. El Centro parte de la premisa que el pensamiento resiliente nos puede ayudar a comprender la compleja dinámica de los sistemas socio-naturales y el entendimiento de las rápidas transformaciones que ocurren hoy en día, desarrollando propuestas de adaptación al cambio tomando en cuenta niveles altos de incertidumbre.

Por resiliencia se entiende la capacidad de un sistema de volver a un estado previo luego de una perturbación. Ello implica comprender cómo los periodos de cambios graduales interactúan con cambios abruptos y evaluar la capacidad de las personas, comunidades, sociedades, culturas para adaptarse o incluso transformarse frente a estas variaciones.

El profesor Moreira-Muñoz expuso en la reunión de Estocolmo, donde abordó que los conceptos de resiliencia podrían constituir una parte importante en la búsqueda de respuestas y propuestas frente a los grandes desafíos que plantea la adaptación al cambio climático, relacionado especialmente con eventos catastróficos como inundaciones, aluviones en época de lluvias y con grandes incendios forestales en época estival. Esto tiene especial relevancia práctica en el manejo de áreas protegidas y la gestión de reservas de la biosfera, con potenciales aplicaciones en planes de desarrollo urbano y planes de drenajes sustentables en el caso de Valparaíso.

UN RINCONCITO DE CHILE EN SUECIA

El académico completó su gira en la ciudad de Göteborg, invitado por Alexandre Antonelli, director del Gothenburg Global Biodiversity Center. Allí dictó una conferencia acerca del fundador del Jardín Botánico, Carl Skottsberg, destacado botánico sueco que hizo inigualables aportes al descubrimiento de la flora de Chile, especialmente en los bosques templados y en el Archipiélago de Juan Fernández.

En la ocasión, Moreira recordó el momento en que el Skottsberger conoció la última planta del sándalo de Juan Fernández y que fue descrito en una bitácora. “Luego Skottsberg haría excursiones a Hawaii y muchas partes del mundo, pero siempre regresó a Chile y a Juan Fernández, alcanzando incluso las Islas Desventuradas, rara vez pisadas por científicos chilenos”, recordó.

En el Jardín Botánico de Göteborg crecen hoy plantas chilenas como el copihue y el soldadito (Tropaeolum speciosum), sin embargo, las colecciones botánicas de Skottsberg constituyen un material muy poco conocido, especialmente en nuestro país.

En las colecciones de Göteborg se encuentra un trozo del extinto sándalo de Juan Fernández. Producto de esta visita se encontraron estos materiales inéditos que darán pie a una exhibición en Chile y Suecia, que ponga en valor la labor de este investigador y renueve los lazos de colaboración entre ambos países.

Dirección General de Vinculación con el Medio