Premian a ganadores de concurso literario “PUCV en 100 palabras”

25.05.2018

El pasado miércoles 23 de mayo en el Aula Mayor del Edificio Isabel Brown Caces, se llevó a cabo la ceremonia de premiación de la primera versión del concurso literario “PUCV en 100 palabras”, el cual convocó a cerca de 150 personas en torno a la creación de microcuentos, elaborados por estudiantes, docentes, funcionarios y ex alumnos de la PUCV, quienes contaron sus experiencias de vida en la Universidad.

El concurso fue organizado por la Federación de Estudiantes PUCV y el Instituto de Literatura y Ciencias del Lenguaje (ILCL), con apoyo de la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE). El director del ILCL, Dr. Cristian González Arias, califica como excelente la iniciativa y destacó la buena convocatoria del concurso, añadiendo que “la literatura siempre ha sido un elemento identitario de los pueblos, ya que la creación literaria es una práctica que permite la expresión de visiones y sentimientos que quedan como testimonio de una época y lugar. Con este concurso, que tiene un formato muy particular (el de las 100 palabras), vamos cultivando esa práctica en nuestro entorno y nos brinda la posibilidad de ir construyendo colectivamente ese imaginario que nos hace sentir que somos parte de una comunidad y que da forma a nuestra identidad universitaria”.

Por su parte, el Director de Asuntos Estudiantiles, David Letelier, también evaluó positivamente la iniciativa, destacando la alta convocatoria y la calidad de los trabajos recibidos, señalando además que la asociación de actores en la organización permitió llegar a más integrantes de nuestra comunidad. “La creación literaria permite que se expresen visiones particulares y diversas identidades (…) esto genera sentido de pertenencia y que esas identidades se incorporen a la experiencia de estar en la Universidad”, agrega Letelier, quien ve como una proyección necesaria la visibilidad e interacción con estos textos.

María Paz Sánchez es estudiante de la Escuela de Arquitectura y Diseño y fue la ganadora del primer lugar en su categoría con el texto “Rutina paisajística”, quien comentó que es “súper enriquecedor que se den estas instancias para que la PUCV pueda expresar lo que vive, siente y hace en su vida universitaria, ya que se genera un vínculo y un entendimiento universal de lo que cada uno siente dentro del establecimiento”.

Sobre su inspiración para el cuento María Paz nos relata que siempre ha tenido una debilidad por los paisajes y como éstos se relacionan en su día a día conformando así una historia. “Lo que encuentro mágico y potente de la Facultad de Arquitectura y Diseño es que está en un enfrentamiento constante del mar y de un cielo de distintas gamas de colores que quizás no es visto por el estrés o los encargos que se dan día a día en la Universidad, pero es necesario dentro de lo rutinario, detenerse y contemplar, pues quizás las actividades y ramos sean los mismos, pero el espacio que acompaña al paisaje es cambiante segundo a segundo”.

Otro de los ganadores fue el profesor Sebastián Matus de la Escuela de Ingeniería Eléctrica, quien fue el ganador de la categoría docentes y agradeció la participación de toda la comunidad de la Universidad, declarando que “no se trata sólo de que todos los estamentos tengan voz y voto; se trata de construir una comunidad PUCV con todas sus partes involucradas”. Su texto llamado “El dolor de lo simple” hizo alusión a la experiencia de encontrarse con ese primer rojo en la universidad, añadiendo que la inspiración viene “de mi experiencia como estudiante y docente. Viví la frustración de obtener notas insuficientes, y la he visto de parte de los estudiantes también”.

Finalmente, también se refirió al concurso y la relevancia de éste, la ganadora de la categoría de funcionarios, Ruby Canales, secretaria de docencia de la Escuela de Ingeniería Informática. La secretaria encuentra tremendamente positiva el espacio otorgado por el concurso ya que “creo que nos hace falta comunicarnos (…) normalmente los funcionarios quedan excluidos de muchas actividades extracurriculares, entonces se valora mucha la inclusión”.

Por Gabriel Cerda 

Instituto de Literatura y Ciencias del Lenguaje PUCV