Experto de la Universidad de Hamburgo inaugura las actividades académicas de la Escuela de Derecho

El profesor Reinhard Bork realizó la presentación “Principios de insolvencia transfronteriza”.

21.03.2018

“El Derecho Internacional de la Insolvencia corresponde al conjunto de reglas relativas a los aspectos transfronterizos de la insolvencia. Si los deudores tienen activos, acreedores, contratos u otros negocios en el extranjero, surgen diversas preguntas: ¿Qué estado tiene jurisdicción internacional para abrir el procedimiento de insolvencia? ¿La decisión de abrir un procedimiento en el Estado A será reconocida por el Estado B? ¿Cuáles son los efectos transfronterizos de los procedimientos? ¿Cuáles son las atribuciones del agente del procedimiento de insolvencia  en el extranjero? ¿Qué Derecho concursal es aplicable?”.

Atendiendo estas interrogantes, el profesor Reinhard Bork de la Universidad de Hamburgo, inauguró las actividades académicas de la Escuela de Derecho de la Pontificia Unviersidad Católica de Valparaíso. En su presentación titulada “Principios de insolvencia transfronteriza”, el académico realizó un análisis de las normas constitutivas de esta área del Derecho.

“Existe un amplio espectro de preguntas desafiantes y es una labor fascinante preguntarse acerca de los principios fundamentales de esta área del Derecho de Insolvencia. En la búsqueda de una codificación del Derecho Internacional de la Insolvencia, susceptible de ser estudiada desde sus principios fundamentales, puede encontrarse una gran cantidad de material apropiado”, sostuvo.

RELACIÓN DE CONFIANZA

La ceremonia de inauguración del año académico fue encabezada por el decano de la Facultad de Derecho, Alan Bronfman, quien hizo un llamado a la participación de todos en la relación de confianza que es el aprendizaje. “Se puede aprender de mil maneras, y estas mil maneras pueden concebirse e intentar implementarse desde la institución, pero sin el aporte de sus protagonistas, alumnos y profesores, dicho aprendizaje se encontrará siempre acotado”, dijo.

Para la autoridad, tanto estudiantes como profesores enfrentan una serie de exigencias comunes, como la curiosidad, creatividad y responsabilidad. Sobre esta última, expresó que “tiene numerosas caras. Para los profesores, avanzar siempre en su disciplina, con una cuidadosa selección de énfasis y profundización en aquello que vertebra el conocimiento general y especializado, como también transmitir sin fatiga el entusiasmo por saber y relacionarnos con nuestra sociedad. Para los alumnos, responsabilidad es comprometerse con el aprender y no sólo por el interés de adquirir un modo de vida, sino como instrumento para el servicio de la comunidad”.

Finalmente, en representación de los alumnos de la Escuela de Derecho, el presidente del Centro de Estudiantes, Joaquín Fernández, manifestó que “tomando en cuenta que la Universidad de por sí tiene muchos logros, hay uno en particular del cual me gustaría hacerme cargo: el desafío de materializar una educación superior integral. No estamos estudiando solamente para ser abogados, sino que también nos estamos formando como personas. Si hay algo de lo que puede jactarse nuestra Universidad, es que desde el punto de vista académico nadie discute hoy en día la excelencia de esta prestigiosa Escuela de Derecho. Sin embargo, la vida universitaria no se ciñe solamente a este punto de vista, este aspecto no genera la empatía que muchas veces necesitamos”.

En el marco de la ceremonia, también se hizo entrega del premio Profesor Raúl Le Roy Le Roy que distingue a los alumnos con mejores promedios de cada generación.

Por Nicolás Jara

Dirección General de Vinculación con el Medio