Vicerrectoría Académica realiza Seminario sobre Aprendizaje y Servicio

La actividad se efectuó en el Salón de Honor y contó con la exposición de Chantal Jouannet, subdirectora del Centro de Desarrollo Docente de la PUC; Manuel Caire, coordinador del Centro de Reflexión y Acción Social de la Universidad Alberto Hurtado; y Carmen Márquez, académica del Instituto de Ciencias Religiosas de la PUCV.

07.12.2016

La Vicerrectoría Académica de la PUCV efectuó a través de la Unidad de Mejoramiento de la Docencia Universitaria (UMDU) el Seminario “Aprendizaje y Servicio: hacia una formación integral del Estudiante PUCV”, actividad que se desarrolló en el Salón de Honor de nuestra Casa de Estudios.

Nuestra Universidad desde sus orígenes se encuentra comprometida con una formación integral, orientada al desarrollo armónico de las capacidades de los estudiantes y en ella existe un fuerte compromiso con la Responsabilidad Social Universitaria y los desafíos que plantea.

Al respecto, diversos autores definen al Aprendizaje y Servicio como una metodología pedagógica experiencial que se caracteriza por la integración de actividades de servicio a la comunidad en el currículo académico, donde los estudiantes utilizan los contenidos y las herramientas docentes en atención a necesidades concretas de la sociedad, por ejemplo, ayudando a una junta de vecinos o a un comedor comunitario. En ese sentido, los tres elementos centrales de esta tendencia son el aprendizaje, el servicio y la reflexión estructurada.

Diversas investigaciones han vinculado al Aprendizaje y Servicio con una metodología valiosa que fomenta la adquisición de conocimientos, habilidades, actitudes y valores en los estudiantes, que además los conecta con la realidad.

En esta misma línea, el vicerrector Académico de la PUCV, Nelson Vásquez, agregó que no se entiende una Universidad Católica sin la formación de personas. Es allí donde está naturalmente el sello y el sentido de identidad, lo que caracteriza nuestra responsabilidad con la sociedad.

“Formar personas a través de este programa de Aprendizaje y Servicio también significa cumplir con nuestra misión. A través de este tipo de iniciativas nos acercamos a la sociedad y nos permite, por medio de la formación de personas, lograr una transformación en ella porque queremos que se impregne de los valores de nuestra Universidad Católica, en el sentido de valorar la dignidad de las personas”, complementó.

La conferencia central del Seminario estuvo a cargo de la subdirectora del Centro de Desarrollo Docente de la Pontificia Universidad Católica de Chile e integrante de la Red Nacional de Aprendizaje Servicio, Chantal Jouannet, quien ofreció la ponencia titulada “Aprendizaje Servicio: un camino hacia la formación integral de futuros profesionales”.

La experta mencionó que este programa de la PUC nació en 2004 como una iniciativa que responde a la misión institucional de formar profesionales vinculados a los desafíos reales del país.

“Nosotros no inventamos nuevos cursos para desarrollar compromiso social. Usamos los que existen en las mallas curriculares y luego vimos cómo pueden dejar de ser teóricos dentro de la Universidad para hacerlos prácticos con la comunidad, saliendo de nuestra zona de confort. Los profesores que se han ido capacitando posteriormente formaron una comunidad de trabajo para abordar estos temas”, precisó.

Jouannet recordó que a nivel internacional se han realizado una serie de investigaciones que avalan esta metodología. En EE.UU., por ejemplo, los programas de Aprendizaje y Servicio se trabajan desde la educación preescolar a la universitaria.

“En España hay redes nacionales y con escolares. Es fuerte también en Argentina. La red nacional en nuestro país cuenta con alrededor de 200 participantes de instituciones de educación superior, organizaciones de la sociedad civil y establecimientos escolares que comparten esta metodología”, complementó.

La académica Carmen Márquez del Instituto de Ciencias Religiosas dio a conocer una iniciativa efectuada en la PUCV con apoyo de la UMDU donde se busca aprender desde la solidaridad a través del curso de Ética Cristiana. En el curso se observa la realidad y a partir de ello se busca hacer un aporte concreto a la comunidad donde la Universidad está inserta.

“Nuestros estudiantes han colaborado con algunas juntas de vecinos para arreglar plazas y juegos públicos que ocupan los niños. El aprendizaje de servicio los conecta con una comunidad que necesita de su apoyo. En el fondo, se efectúa un vínculo de lo que pasa en el aula con la realidad. Lo que es valioso además es que son estudiantes universitarios de distintas carreras, lo que permite formar equipos multidisciplinarios”, precisó.

Manuel Caire,  coordinador del Centro de Reflexión y Acción Social de la Universidad Alberto Hurtado, agregó que los principales obstáculos que presenta el Aprendizaje y Servicio en las casas de estudio superior son: la acción de salir de la sala de clases, la dificultad de efectuar un proyecto social en sólo cuatro meses y la resistencia que presenta este tipo de iniciativas entre algunos estudiantes.

ENTREGA DE DIPLOMAS PARA AYUDANTES

Antes del Seminario de Aprendizaje y Servicio se efectuó la Ceremonia de Cierre del Programa de Formación de Ayudantes 2016, ocasión en la que se hizo entrega de constancias de participación a un grupo de estudiantes de nuestra Casa de Estudios.

Los diplomas fueron entregados por el vicerrector Académico, Nelson Vásquez; el jefe de la UMDU, David Contreras; la coordinadora de la UMDU, María Fernanda Rejas; y la coordinadora del Programa de Formación de Ayudantes, Evelyn Palacios.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio