Programa de Ciencias para la Familia participará en investigación internacional sobre Familia y Pobreza

El trabajo que será coordinado por el Observatorio Internacional de la Familia del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II para las Ciencias del Matrimonio y la Familia incluirá a 20 centros de los cinco continentes. El programa de nuestra Casa de Estudios es el único incluido a nivel nacional.

23.04.2019

Una excelente noticia recibió recientemente el Programa de Ciencias para la Familia de la Facultad Eclesiástica de la PUCV al ser invitado para participar en una investigación internacional sobre familia y pobreza multidimensional, considerando que la lucha contra la pobreza es uno de los ámbitos centrales de la Agenda 2030 para los Objetivos de Desarrollo Sostenible, promovidos por la Organización de Naciones Unidas (ONU).   

La investigación será coordinada por el Observatorio Internacional de la Familia, vinculado al Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II de Roma e incluirá a 20 centros de familia de los cinco continentes. El programa de nuestra Casa de Estudios es el único del país que participará en dicha investigación y en efecto el jefe de Programas Académicos de la Facultad, Juan Pablo Faúndez, quien dirige dicho programa, fue invitado a la primera jornada de trabajo que se efectuará en Roma entre los días 11 y 18 de mayo próximos.

“A mediados del año pasado, el Observatorio Internacional de la Familia, vinculado al Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II para las Ciencias del Matrimonio y la Familia de Roma, que es una institución anexa a la Pontificia Universidad Lateranense, nos contactó como programa de familia en Chile para preguntarnos si estábamos dispuestos a colaborar en una investigación internacional que comienza en 2019 y termina en 2021”, recordó Faúndez.

El plan operativo plantea la necesidad de estudiar las complejas dinámicas macrosociales y microsociales que influyen en la familia. Específicamente, se pretende avanzar en el esclarecimiento conceptual para distinguir dos dimensiones relevantes en el análisis familiar: la “pobreza relacional” y la “pobreza económica y estructural”, lo que encaminará dos proyectos distintos en dos años sucesivos. “En mayo del año 2020, se proyecta conseguir el informe internacional sobre el primer tema; y en mayo de 2021, el informe acerca de la segunda dimensión”, añadió el académico.

La PUCV recibió a principios de año una invitación formal enviada por el presidente del Pontificio Instituto Juan Pablo II, Pierangelo Siquieri. En la ocasión, se invitó a los responsables de cada centro a una jornada de trabajo en Roma. “Lo interesante de esta investigación es que aborda la temática sobre Familia y Pobreza a la luz de la Agenda 2030 de los Objetivos del Desarrollo Sostenible. Es un ámbito muy relevante pues permite una reflexión desde la familia en un tema de la Doctrina Social de la Iglesia para proyectarlo hacia los efectos e impactos públicos en el contexto internacional.”, complementó Faúndez.

Cada país tendrá que recopilar información y levantar una serie de escenarios a partir de la realidad coyuntural y analizar cómo la pobreza afecta a las familias. “Por país se debe levantar una ficha para después configurar un plano a nivel mundial sobre la situación de pobreza en las diversas dimensiones señaladas y cómo impacta en la estabilidad familiar, por ejemplo, cómo afecta en los hijos la ausencia paterna y materna por ámbitos laborales. Este tema es transversal dentro de los cinco continentes. Nuestro programa se hará cargo de Chile”, indicó el académico.

SOBRE EL OBSERVATORIO

A mediados de 2018, el profesor Faúndez viajó a Madrid y estuvo en la Universidad Católica San Antonio de Murcia, institución que fue seleccionada por el Pontificio Instituto Juan Pablo II de Roma como plataforma para vincular a las universidades y centros de América Latina que estudian a la familia.

Desde Roma explicaron que la creación del Observatorio Internacional de la Familia se justifica por la necesidad de recopilar información cualitativa y cuantitativa sobre la familia, que pueda ser de utilidad para las instituciones civiles y religiosas, laicas y eclesiásticas para tratar de la manera más correcta esta realidad rica, compleja y naturalmente humana.

Al respecto, el Observatorio se propone organizar y coordinar una investigación minuciosa sobre el estado actual de la familia, que ponga de relieve las fortalezas y debilidades para después difundir los resultados y dar así mayor repercusión a los datos recopilados en el mundo científico, académico, político e institucional y eclesiástico.

Para llevar a cabo este ambicioso proyecto, el Consejo General del Observatorio trabajará con instituciones académicas laicas y eclesiásticas, grupos de investigación, asumiendo la responsabilidad de coordinar el trabajo y organizar actividades sinérgicas y canalizar los datos recopilados en una documentación ordenada y aplicable.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio