Investigadores PUCV realizan nuevos aportes al debate científico global sobre la efectividad de las vacunas para salmones

El Dr. José Gallardo y la Dra. Carolina Figueroa, investigadores de la Escuela de Ciencias del Mar, publicaron en la revista ‘Scientific Reports’, los resultados de un estudio que demostró que las vacunas no funcionan adecuadamente en todas las familias de salmones, lo que podría explicar el elevado uso de antibióticos en este sector productivo.

03.02.2021

La salmonicultura en Chile, pilar del sector exportador y de la economía chilena, ha experimentado importantes transformaciones productivas durante los últimos años, principalmente para dar respuesta a los altos estándares y exigencias de los mercados internacionales para recibir este tipo de productos. En este contexto, el profesor de la Escuela de Ciencias del Mar de la PUCV, Dr. José Gallardo, lidera un estudio internacional que analiza la causa de la reducida eficacia de las vacunas para salmones que se utilizan en la actualidad, lo que explicaría de alguna forma el elevado uso de antibióticos en la industria nacional.

Este inesperado y sorprendente hallazgo, que se detalla en el artículo científico publicado por la prestigiosa revista científica del área de las ciencias naturales ‘Scientific Reports”, se titula  “La variación genética del hospedador explica la protección reducida de las vacunas comerciales contra Piscirickettsia Salmonis en el salmón del Atlántico”, de autoría del profesor Gallardo y la investigadora postdoctoral de la PUCV, Dra. Carolina Figueroa. El trabajo ha tenido un gran impacto en la industria global de producción de salmones y vacunas para peces, abriendo un profundo debate científico sobre la materia.

En este contexto, es importante destacar que Chile ha construido una industria líder en la producción de salmones a nivel mundial, con una producción de cerca de 800 mil toneladas anuales y con exportaciones valoradas en 5 mil millones de dólares. Sin embargo, su gran talón de Aquiles ha sido la incapacidad de controlar, de forma preventiva mediante el uso de vacunas, la enfermedad llamada Piscirickettsiosis producida por la bacteria Piscirickettsia salmonis.

“Actualmente existen más de 30 vacunas comercialmente disponibles, con registro provisional del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y se vacunan cerca de 300 millones de peces cada año para prevenir la Piscirickettsiosis, pero a la fecha la vacunación masiva no ha logrado reducir la incidencia de esta enfermedad en los centros de cultivo”, indicó el profesor Gallardo.

ESTÁNDARES INTERNCIONALES: VACUNAS V/S ANTIBIÓTICOS

La Piscirickettsiosis, ha sido una de las principales responsables de que la industria salmonera chilena sea considerada a nivel internacional como poco sostenible, afirmación que se sustenta en el uso sistemático de antibióticos para controlar los brotes epidémicos de este patógeno que cada año, y sin excepción, afectan a los salmones de cultivo. En esta misma línea, es necesario mencionar que en los últimos años, la industria chilena ha hecho enormes esfuerzos para reducir el uso global de antibióticos, destacando que entre 2017 y 2019 se registró una considerable disminución en su uso, pasando de 412 gramos por tonelada cosechada, a solo 293 en la última medición.

Esta reducción que supera el 28% en tres años, está acompañada de nuevos planes que consideran reducir otro 25%, hasta alcanzar unos 200 gramos por tonelada en los próximos años, lo que según el estándar internacional del Seafood Watch, sería una “buena alternativa”. No obstante, esta cifra dista mucho de los registros de países como Noruega, Escocia o Canadá -principales competidores de Chile en este sector productivo- quienes usan menos de 1 gramo de antibióticos por tonelada cosechada, aunque nunca han enfrentado brotes epidémicos de Piscirickettsiosis, por alguna razón aún desconocida.

Estos resultados, motivaron a los investigadores PUCV a generar respuestas a diversas interrogantes no resueltas, hasta ahora, como ¿por qué no funcionan las vacunas contra Piscirickettsia salmonis?, ¿por qué no se genera el tan anhelado efecto rebaño a pesar de vacunar casi al 100 % de la población de peces? y ¿cómo podemos mejorar su eficacia? Para ello, el Dr. Gallardo y la Dra. Figueroa, profundizaron primero en el estudio del parasito denominado Caligus o piojo de mar, para determinar cómo este afecta a la eficacia de las vacunas contra la Piscirickettsiosis y, posteriormente, se enfocaron en las poblaciones de salmones y sus familias para evaluar si se alcanzaba un similar nivel de eficacia en todas ellas.

“En esta investigación, las vacunas nunca estuvieron consideradas en la formulación de nuestros proyectos, pero surgió como tema relevante una vez que empezamos a hacer los ensayos con un pequeño grupo de peces vacunados a los que tuvimos acceso. Las primeras evaluaciones de peces vacunados comenzaron los años 2014 y 2015, haciéndose muy evidente que la eficacia de las vacunas era mucho menor a la descrita por las farmacéuticas, particularmente cuando estaba el Caligus presente en una coinfección”, explicó.

Estos resultados, nos plantearon un nuevo desafío en 2016: “evaluar si la presencia de este parásito, muy prevalente en los centros de cultivo, podía explicar en parte los resultados de la baja eficacia de las vacunas”, detalló el investigador PUCV. “En estas circunstancias, se integró a nuestro equipo la Dra. Carolina Figueroa, con quien evaluamos de forma simultánea dos vacunas que, regularmente, se utilizan en los centros de reproducción y que son autorizadas por el SAG”, agregó.

“Nuestra investigación comparó a nivel poblacional y familiar, la eficacia de las vacunas y para ello estudiamos 200 familias de peces pertenecientes a dos poblaciones. Al respecto, los resultados fueron concluyentes, ya que no encontramos diferencias de eficacia entre las poblaciones estudiadas, lo que demuestra que las vacunas no funcionan adecuadamente en todas las familias de salmones”, precisó la Dra. Figueroa.

Por Marcelo Vásquez

Vicerrectoría de Investigación y Estudios Avanzados