Instalan nuevas compactadoras de botellas PET en el “Día de La Tierra”

“¡Compacta, recicla y comparte!” es el llamado a la acción de la campaña de PUCV Sostenible que pretende transformar los hábitos actuales de la comunidad universitaria, en relación a estos residuos de uso frecuente y de alto impacto en nuestro ecosistema.

22.04.2019

Con una capacidad promedio de compactación por unidad de 260 botellas plásticas PET (Tereftalato de Polietileno), la Universidad instaló cuatro máquinas compactadoras, como parte de las acciones desarrolladas para promover el reciclaje, en el marco de la Política de Sostenibilidad y el Plan de Desarrollo Estratégico Institucional (2017-2022), avanzando así en el imperativo de ser una “Universidad de calidad y sostenible”.

Entre los beneficios que ofrecen las nuevas máquinas, pueden contarse la reducción en el volumen de estos residuos y, por tanto, la disminución de huella de CO2 por concepto de su transporte; su adecuado manejo y recolección para posterior reciclaje y la posibilidad de transformarlos en insumos valorizables, reduciendo sustantivamente su impacto en los ecosistemas terrestres y marinos.

“Se optó por la instalación de esta tecnología para compactar botellas, más atractiva y visible que un recipiente de recolección normal, como forma de generar un mayor impulso en la promoción de hábitos de reciclaje al interior de la comunidad”, afirma Edmundo López, asesor de la Vicerrectoría de Administración y Finanzas de PUCV.

Como parte de un diseño inicial, las cuatro compactadoras fueron instaladas en ubicaciones de alto tráfico de personas, específicamente en sedes del Eje Brasil: Casa Central, la Facultad de Ingeniería, Edificio Isabel Brown Caces y Aulario de la Facultad de Ingeniería (FIN).

¿CÓMO FUNCIONAN?

Sobre las recomendaciones de uso de los equipos, si bien su diseño es simple y amigable, deben tenerse en cuenta los siguientes elementos para su correcto uso: sólo pueden compactarse botellas PET de 500 cc, estas no pueden contener líquido y pueden compactarse con tapa o sin ella.

Sobre este punto, Sebastián Rodríguez, representante de la empresa Blutek a cargo de la  comercialización de estos equipos de tecnología italiana en Chile, enfatiza sobre la importancia de que las botellas no contengan líquido al momento de compactarse, “pues si bien los equipos están hechos para resistir ciertos niveles de humedad, cuentan con una bolsa contenedora que luego es retirada por el personal de la Universidad y la idea es que las bolsas no filtren, para no dificultar las tareas de retiro de estos residuos”.

EL PET Y SU HUELLA

La mayoría de las botellas plásticas que se usan para agua y bebidas sin alcohol están hechas de PET, material que es altamente reciclable. Sin embargo, a medida que su uso se ha disparado en todo el mundo, los esfuerzos para recolectar y reciclar las botellas para evitar que contaminen nuestro planeta no han seguido el mismo ritmo.

Un millón de botellas plásticas son vendidas alrededor del mundo cada minuto, pero  menos de la mitad de ellas son recolectadas para reciclaje y sólo el 7% de las recolectadas fueron convertidas en nuevas botellas.

Según una investigación de la Fundación Ellen MacArthur, entre 5 y 13 millones de toneladas de plástico se fuga anualmente a los océanos del mundo para ser ingerida por aves marinas, peces y otros organismos, y de continuar dicha curva alarmante, para 2050 el océano podría contener más peso en plástico que en peces.

“¡COMPACTA, RECICLA Y COMPARTE!”

Con el propósito de instruir sobre el correcto uso de las compactadoras por parte de la comunidad educativa, PUCV Sostenible pone en marcha la campaña “¡Compacta, recicla y comparte!”, por medio de un video ilustrativo que contó con la colaboración de estudiantes de la carrera de Derecho y del programa de intercambio, a fin de promover hábitos de conciencia sobre la generación y destino de estos residuos, así como también sobre la relevancia de gestionarlos responsablemente.

 

Dirección General de Vinculación con el Medio