Foro Valparaíso: Destacado sociólogo franco-iraní ofreció conferencia sobre radicalización del Islam

El profesor Farhad Khosrokhavar es director de estudios en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París (AHESS). Ha publicado más de 20 libros y cuenta con una serie de artículos publicado en 12 idiomas.

13.11.2017

“El fenómeno del radicalismo islámico se ha extendido desde 2000 a la fecha. Durante los primeros años de este nuevo milenio, hemos tenido a cientos de jóvenes que se movilizaron para luchar en países europeos, en nombre de la Jihad. En efecto, desde 2014 a la fecha se percibe un aumento en el número de candidatos a favor del jihadismo en Occidente, lo que también se enmarca un periodo de crisis de la política tradicional en el Viejo Continente”.

Con estas palabras comenzó la conferencia “Islam y Radicalización”, realizada en la Casa Central PUCV por el destacado sociólogo franco-iraní, Farhad Khosrokhavar, quien fue invitado por el Foro de Altos Estudios Sociales Valparaíso.

Khosrokhavar es director de estudios en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París (AHESS) y dirige el Observatorio de la Radicalización en la Fondation Maison de Sciences de’l Homme (FMSH). Ha publicado más de 20 libros y cuenta con una serie de artículos publicado en 12 idiomas.

Algunos de sus libros más destacados son “Islamismo y muerte: martirio revolucionario en Irán” de 1995; “Islam en las prisiones” de 2004, un estudio sociológico que aborda los factores condicionantes que explican el elevado número de presos musulmanes en prisiones francesas y británicas; y “Judíos, musulmanes y la República” de 2017, escrito con Michel Wieviorka, integrante del Consejo Asesor Internacional del Foro Valparaíso.

La presentación del sociólogo fue realizada por el director ejecutivo del Foro Valparaíso y académico del Magíster en Relaciones Internacionales de la PUCV, Crisóstomo Pizarro.

“Para nuestra Universidad y el Foro de Altos Estudios Sociales Valparaíso es un privilegio tener al profesor Farhad Khosrokhavar, quien es uno de los más eminentes estudiosos del islam y de la revolución islámica a nivel mundial. Además, tiene estudios filosóficos sobre la finitud y la verdad en Heidegger. Es Licenciado en Matemáticas. Hemos tenido muy pocos expositores que reúnen las características de este destacado profesor”, indicó.

UNA MIRADA SOCIOLÓGICA AL FENÓMENO DEL RADICALISMO ISLÁMICO

El profesor Khosrokhavar abordó el contexto donde se ha producido el aumento de la radicalización de los movimientos islámicos, en un mundo donde han perdido poder los estados nacionales y la globalización ha impactado en la generación de empleo en las clases obreras populares, lo que se ha reflejado en una serie de críticas desde bloques disidentes a este nuevo ordenamiento.

“Esta crisis se refleja también en la creación del Estado Islámico y la influencia que ha dejado en los jóvenes. Los ingleses fueron grandes responsables en el quiebre del mundo árabe luego de la caída del Imperio Otomano. La crisis va más allá de la política que se vincula con la globalización”, advirtió.

El experto planteó que entre 2013 y 2016 se han incorporado nuevos públicos dentro del EI, entre ellas las mujeres que llegan al 10% de los reclutados en sus filas, lo mismo ocurre con adolescentes de entre 12 y 17 años que han llegado a sumarse sin permiso de sus padres. También se han agregado personas de otros credos, incluyendo a judíos, musulmanes y cristianos, los que se denominan “convertidos”.

“Se han incorporado personas al Estado Islámico con casos psicopatológicos como el asesino que mató a 80 personas en julio de 2016. Algunas mujeres se han visto atraídas a unirse a EI pues presentan una cierta desconfianza con la utopía feminista de Occidente y a la fragilización que existe de la familia, con el aumento de padres separados y la perdida de autoridad que se vive en algunos núcleos familiares”, planteó.

El sociólogo agregó que en oriente se valora de otra forma los roles que deben asumir los hombres y mujeres, lo que les permite asumir una cierta identidad dentro de los grupos radicales, generando un imaginario que tiene mucho de “mito” y los niños rápidamente asumen una condición de adultez al acceder a las armas, lo que no ocurre en occidente, donde se trata de alargar la niñez y la adolescencia.

Otro aspecto que es interesante de destacar, según Khosrokhavar, es el doble mito que representa el EI o DAESH donde confluye una mirada conservadora de la sociedad –más ligada a la derecha política- mientras que por otro lado se aprecia una tendencia de lucha contra el imperialismo y la hegemonía occidental, lo que puede vincularse más con la izquierda.

“DAESH es una utopía contradictoria entre una sociedad que defiende el patriarcado y por otro lado quiere llevar a cabo la lucha antiimperialista. En esta línea, algunos jóvenes perciben una cierta carga respecto a la libertad que se promueve en el siglo XXI. Hoy se aprecian mayores libertades a nivel global, pero hay menos seguridad en los trabajos, menos certezas y más rapidez en los cambios. En ese sentido, los jóvenes están viendo a la libertad como una trampa, donde la sociedad moderna no les ofrece un mejor futuro”, concluyó.

DAESH cuenta además con un activo ministerio de propaganda que maneja 11 idiomas y durante el último tiempo ha desarrollado una estrategia comunicacional de llegar por medio de videos a los jóvenes y ofrecerles la posibilidad de inmolarse por el movimiento para transformarse en supuestos héroes, plataformas que han proliferado de manera rápida a espaldas de Occidente.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio