Exalumno PUCV obtuvo Premio “Estrecho de Magallanes” como mejor innovación nacional

La creación del diseñador Nicolás Orellana corresponde a la turbina eólica “O-Wind”. El reconocimiento fue otorgado por Imagen de Chile en La Moneda.

27.11.2020

Innovación, sustentabilidad y alcance global son algunas de las características que comparten los ganadores del Premio “Estrecho de Magallanes a la Innovación y Exploración con Impacto Global” de Imagen de Chile, que busca reconocer a aquellos chilenos que con sus creaciones están impactando y aportando con soluciones locales a grandes problemas globales.

Los dos ganadores fueron anunciados y premiados hace unos días en La Moneda, en una ceremonia que contó con la participación del Canciller, Andrés Allamand, y la ministra de Cultura, Consuelo Valdés, entre otras autoridades.

En la categoría Nacional, el proyecto ganador fue “O-Wind”, iniciativa liderada por el exalumno PUCV y diseñador industrial, Nicolás Orellana, quien creó la primera turbina eólica realmente omnidireccional capaz de generar energía a partir de vientos horizontales, verticales y de cualquier dirección intermedia, funcionando donde otras no pueden hacerlo, como ciudades y carreteras. En tanto, en la categoría Magallanes el proyecto ganador fue “Cabo de Hornos: Un laboratorio natural para el mundo”, encabezado por Ricardo Rozzi.

En su discurso, el ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Allamand, señaló que “tal como el descubrimiento del Estrecho de Magallanes no fue fruto del azar o de la suerte, sino el resultado de la creatividad, perseverancia y el alma emprendedora de Hernando de Magallanes, también son producto de la perseverancia y la capacidad de innovación la invención de la turbina eólica de Nicolás Orellana y la transformación de Cabo de Hornos como polo de desarrollo científico, tecnológico y turístico por parte de Ricardo Rozzi. Los premiados encarnan el mismo espíritu que hace 500 años hizo de Magallanes el descubridor del Estrecho que lleva su nombre, y de Elcano el primer hombre en circunnavegar la tierra”.

Junto con destacar la participación del público a través de redes sociales y la labor del Consejo Asesor Presidencial “500 Años Magallanes” en la elección de los finalistas y ganadores, Constanza Cea, directora ejecutiva de Imagen de Chile elogió el nivel de los proyectos participantes.

“Los ganadores representan el talento y el espíritu de exploración e innovación chilenos, conectado con las necesidades mundiales. Nuestros nuevos ‘Magallanes’ del siglo XXI, son innovadores de clase mundial que serán grandes embajadores de Chile en el extranjero y nosotros los apoyaremos en su internacionalización. Queremos que la imagen que proyectemos como país hacia fuera sea un fiel reflejo de lo que son nuestros chilenos: agentes de cambio que hoy inciden y generan impacto mucho más allá de nuestras fronteras”, afirmó la anfitriona.

CÓMO SURGIÓ “O-WIND”

El exalumno PUCV, Nicolás Orellana, egresó en 2006 de la Universidad. Sobre la generación del proyecto relata que se creó cuando terminó la carrera en nuestra Casa de Estudios con el objetivo de realizar un aparato eólico para utilizar en zonas desérticas. Por esos días, había un experimento de la NASA para explorar Marte y se utilizaba una especie de balón para recorrer el planeta rojo. Orellana se propuso la tarea de diseñar un aparato que se moviese en línea recta, independiente de las condiciones del viento. Lo probó en el desierto y funcionó durante 17 kilómetros.

“Fue todo un éxito. Mi profesor guía fue el académico Arturo Chicano. El proyecto quedó guardado durante 12 años, pero siempre pensé que se podría utilizar para generar energía eléctrica. Luego, postulé al concurso James Dyson, que es uno de los premios más grandes en ingeniería y diseño a nivel mundial. Había realizado un Magíster en la Universidad de Lancaster (Inglaterra) y con un compañero visitamos la Escuela de Ingeniería y vimos el potencial enorme que había para cubrir vientos omnidireccionales que están presentes en las ciudades”, indicó.

Quienes viven en departamentos no tienen la posibilidad de instalar paneles solares o turbinas eólicas. El prototipo “O-Wind” funciona con vientos horizontales, diagonales, en espiral y otros. Al ganar el premio James Dyson en Inglaterra y también en la categoría internacional, la iniciativa se ha difundido en diversos países. Sus creadores descubrieron el enorme potencial de mercado y de negocio que tenía.

La turbina se elabora con distintos materiales, entre ellos, con algunos de carácter reciclable utilizando impresoras 3D.  “Estamos trabajando para contar con la patente definitiva en otros países. Ya la tenemos en Chile. La idea es continuar avanzando para llevarlo al mercado. Hemos efectuado cinco prototipos y este año por la pandemia hemos probado el invento en simulación virtual”, complementa Orellana.

Sobre el reconocimiento otorgado hace unos días por Imagen de Chile, el diseñador agrega que “es un gran respaldo, nos da visibilidad y nos da redes para desarrollo y propiedad intelectual. Nos va a ayudar a atraer a posibles inversionistas”, expresó.

Además de las dos categorías antes mencionadas, el premio “Estrecho de Magallanes” cuenta con un reconocimiento internacional a los innovadores del mundo que están contribuyendo con soluciones de impacto global, quienes fueron seleccionados por las Embajadas de Chile de diversos países de todos los continentes. Fueron 54 las iniciativas internacionales galardonadas, todas de naciones distintas, tales como: Alemania, Argentina, Australia, Bolivia, Brasil, Canadá, China y muchas más. 

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio

Fotos: Imagen de Chile