Declaración pública del Consejo de Profesores de la Escuela de Pedagogía PUCV

Como Consejo de Profesores de la Escuela de Pedagogía expresamos nuestro profundo pesar frente a lo vivido el día viernes 21 de octubre en la Ceremonia de Titulación de nuestros programas de magísteres.

Como ciudadanos, somos conscientes y reconocemos la legitimidad del derecho que tienen todos los trabajadores para manifestar y hacer valer sus derechos, utilizando entre otros, el derecho a huelga legal como parte de su accionar colectivo. Sin embargo, también somos conscientes y reconocemos que dichos derechos no pueden, bajo ninguna justificación, vulnerar el derecho y respeto de otras personas.

Ha sido una vulneración de derechos la que se produjo el viernes 21. Un grupo de personas que se identificaron con la huelga legal que mantenía el Sindicato N° 1 de nuestra Casa de Estudios, interrumpió e irrumpió con inusitada violencia en nuestra ceremonia de graduación, en la que habían familiares de los graduados, entre los que se encontraban niñas, niños y personas de la tercera edad, además de los propios graduados, profesores, secretarias y uno de los sacerdotes colaboradores de la Universidad.

Los golpes y patadas a las puertas, el ruido ensordecedor provocado por pitos y cornetas, así como el griterío proferido por personas que son parte de nuestra misma comunidad y que ingresaron al Salón de Honor, no solo impidieron el normal desarrollo de una ceremonia académica solemne, que es un DERECHO que todo estudiante que finaliza sus estudios, se merece; sino que además provocaron el pavor y el temor de niñas, niños y personas mayores, cuyos DERECHOS también fueron violentados.

Lo sucedido nos muestra con desazón y temor cómo se ha intentado naturalizar la violencia como forma de manifestación.

Como docentes formadores de personas, declaramos nuestro rechazo absoluto al uso de la violencia como medio para la consecución de objetivos. Rechazamos la vulneración de derechos de las que fueron objeto quienes participábamos en la ceremonia de graduación, entre ellos niñas y niños, que nada tienen que ver con el problema que originó la huelga, y que no merecían el vejamen del que fueron objeto.

Como Consejo de Profesores asumimos nuestra obligación de dar voz a quienes fueron expuestos al miedo, la intolerancia y la violencia dentro de nuestra propia Universidad. Es necesario recordar que cada uno de ellos y también nosotros, somos sujetos de derecho, y debemos esforzarnos por respetarlos siempre y en todo lugar.

Creemos en el diálogo y seguiremos propiciándolo en cada una de nuestras actividades, porque es el único medio por el cual los derechos de todas y todos, pueden ser cautelados y respetados.

Hacemos un llamado a la comunidad universitaria a cuidar y defender los valores de la tolerancia, el respeto y el diálogo en nuestra Universidad.

CONSEJO DE PROFESORES

ESCUELA DE PEDAGOGÍA - PUCV