Católica de Valparaíso celebra el Día del Sagrado Corazón con concierto de su Orquesta de Cámara

Conmemorando los 100 años del natalicio de Violeta Parra, el conjunto de la PUCV interpretó su obra “Arriba Quemando el Sol”, para flauta, violín y cuerdas.

27.06.2017

Con un recorrido musical que incluyó obras de Piazzolla (Argentina), Bach (Alemania), Santoro (Brasil), Telemann (Alemania), y Alfonso Leng (Chile), la Orquesta de Cámara de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, bajo la dirección de Pablo Alvarado, celebró el Día del Sagrado Corazón, patrono de la Casa de Estudios. Además, conmemorando los 100 años del natalicio de Violeta Parra, el conjunto de la PUCV interpretó su obra “Arriba Quemando el Sol”, para flauta, violín y cuerdas.

El lugar de encuentro fue el Salón de Honor de la Casa Central  de la Universidad, al que llegó un público diverso, con la presencia de un número importante de jóvenes que agradecieron con calurosos aplausos la variedad y calidad de la presentación.

Algunas de las piezas escogidas por la Orquesta de Cámara fueron “Nun Komm der Heiden Heiland”, de Johann Sebastian Bach, un preludio coral de carácter litúrgico escrito para órgano; y “Concierto en do menor para Oboe y Cuerdas”,  de Georg Phillip Telemann, con la interpretación de Marcelo Vega en oboe. Esta obra, de quien es considerado uno de los más importantes compositores alemanes del barroco, representa uno de los mejores ejemplos de su espíritu modernista.

Pero aquello que sin duda más capturó la atención de la audiencia fue la interpretación de “Serie del Ángel” para fagot y cuerdas, del argentino Astor Piazzolla, con la interpretación de Efraín Vidal en fagot. La Muerte, Milonga y Resurrección del Ángel, cuentan la historia de un ángel que sanaba los espíritus de los vecinos de unos bloques de pisos de los suburbios de Buenos Aires.

Consultado sobre la incorporación de este instrumento para la interpretación de “Serie del Ángel”,  el director de la Orquesta de Cámara explicó que  “el fagot es muy importante en la orquesta, pero no es habitual como solista. Esta vez quisimos innovar a partir del instrumento, con la intención de aportar algo a la comunidad de nuestra Universidad y al público general que nos acompaña. Llamó muchísimo la atención y les ha gustado”.  

“Siempre para nosotros es un orgullo y una emoción muy grande poder compartir en este día tan importante para la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Hicimos un repertorio muy variado, que hemos podido apreciar que al público que gustó muchísimo, tuvimos que repetir una obra. Es una gran alegría poder entregar lo que hacemos en nuestra propia casa”, comentó Pablo Alvarado una vez finalizado el concierto.

Por Nicolás Jara

Dirección General de Vinculación con el Medio

Fotografías: Ángela Tobón