Carta a los académicos por proceso de huelga

Estimado(a) profesor(a):

En comunicación que hiciera llegar el  20 de septiembre de 2016 le informé que la Universidad se encontraba desarrollando el tradicional proceso de Negociación Colectiva con los trabajadores socios de los sindicatos Alberto Hurtado Cruchaga y de Trabajadores Nº 1, proceso que establece bianualmente las condiciones comunes de trabajo, remuneraciones y beneficios. También le indiqué que, en esta oportunidad, la Negociación Colectiva se estaba desarrollando separadamente, situación distinta al último proceso en donde ambas organizaciones sindicales negociaron en una sola instancia, conformando una única comisión negociadora.

En el contexto señalado, el proceso de negociación con el Sindicato de Trabajadores Alberto Hurtado Cruchaga ha concluido conforme al marco tradicional de diálogo que corresponde a estas materias y el pasado lunes 3 de octubre de 2016 se procedió a la suscripción del correspondiente contrato colectivo.

Por su parte, el proceso desarrollado con el Sindicato de Trabajadores Nº 1 finalizó sin acuerdo, lo que contradice  el tipo de relaciones laborales que han caracterizado a nuestra universidad durante más de veinte años y que ha permitido construir conjuntamente lo que los propios dirigentes sindicales de la PUCV han denominado "el mejor contrato colectivo existente en el sistema universitario del país".

El gobierno universitario lamenta que esa dirigencia sindical haya repetido, durante todo el tiempo de negociación, una postura de imposición respecto de sus planteamientos, se haya negado al diálogo y, de esta forma, a buscar el mejor acuerdo para sus socios y socias. De conformidad a las normas legales vigentes sobre la materia, Rectoría entregó una última oferta, transcurridas solo dos reuniones entre las comisiones negociadoras, instancias en que la actitud del sindicato fue negarse a conversar sobre las propuestas.

El pasado 30 de septiembre, los socios y socias del Sindicato Nº1 de Trabajadores votaron la Huelga y procedieron a solicitar “Buenos Oficios” a la Inspección del Trabajo de Valparaíso. Mientras se desarrollaba dicho espacio, Rectoría representó a esa organización sindical la inconsistencia de haber solicitado “Buenos Oficios” y, al mismo tiempo, insistir en configurar la idea de que el estado actual de relaciones de las partes sería parecido a una “guerra”, planteamiento que hicieran a través de sus medios oficiales de comunicación.

Dichas conductas y hechos son inaceptables, puesto que como se les señaló a ellos “traicionan profundamente el sentido del quehacer universitario en la PUCV” y refuerzan la convicción de rectoría en el sentido de abordar el estado actual de la relación laboral con ese sindicato, con la estrictez legal que esta nueva etapa permite y exige.

Durante el proceso de “Buenos Oficios”, el Sindicato realizó peticiones que exceden las actuales posibilidades económicas y financieras de la Universidad. El gobierno universitario propuso mantener todos los beneficios económicos vigentes en sus montos reales, esto es, con el debido aumento de IPC, sin disminución en los componentes de remuneraciones de los trabajadores socios, propuesta que fue rechazada por la organización sindical.

En este contexto, el próximo martes 11 de octubre los socios y socias del Sindicato de Trabajadores Nº1 hará efectivo su derecho a huelga. A partir de dicho momento y por el tiempo que se extienda esa decisión, quedará suspendido el contrato de trabajo. En consecuencia, estos trabajadores no podrán prestar sus servicios ni la Universidad efectuar pago de remuneraciones, beneficios y regalías derivadas de dicho contrato.

Los procesos académicos y administrativos deberán seguir desarrollándose del modo que hasta la fecha se han realizado, aunque algunos de ellos se vean alterados. Se requerirá la disposición y voluntad de todos para poder enfrentar del mejor modo este escenario.

Un instructivo, en el cual se contemplan las directrices a seguir durante el período de huelga, ha sido enviado a las Autoridades Académicas, Administrativas y Jefes de Servicios, sin perjuicio de lo cual, se ha dispuesto que los Vicerrectores y el Director General de Asuntos Economicos y Administrativos establezcan un canal de comunicación con los Decanos y Directores de Unidades Académicas para resolver cualquier duda que se presente. En lo particular, el Vicerrector Académico ha distribuido una comunicación a fin de informarle cómo se debe proceder en relación a las funciones y obligaciones institucionales en ese ámbito.

Rectoría mantendrá su disposición a dialogar con la dirigencia sindical con el objetivo de velar por el bienestar de las personas y de la propia Universidad, no obstante no estará disponible para abordar este conflicto a partir de la intransigencia, la desmesura en las solicitudes, ni en posturas radicalizadas que muestra y demanda la contraparte, pues eso se aleja de la tradicional e histórica manera de las relaciones laborales en la PUCV.

Claudio Elórtegui Raffo

Rector

Pontificia Universidad Católica de Valparaíso