Palacio Rioja será anfitrión de concierto de la Orquesta de Cámara PUCV

La actividad es abierta a todo público y la entrada es liberada.

30.11.2016

El próximo miércoles 7 de diciembre la Orquesta de Cámara de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso realizará un concierto en el Palacio Rioja de Viña del Mar, a las 19 horas. Esta actividad surge de la alianza concretada entre Extensión Cultural de la Universidad y el Departamento de Cultura de la Municipalidad viñamarina.

En el reconocido Monumento Histórico de nuestro país, actualmente Museo de Arte Decorativo, es en donde la Orquesta de la Católica de Valparaíso desplegará un variado repertorio con composiciones de autores europeos.

El programa incluye el trabajo del compositor italiano Giuseppe Torelli, violinista y maestro de música de la época barroca y reconocido por su contribución al desarrollo del concerto grosso. Un ejemplo de este género es la obra “Concerto per il Santo Natale” para Cuerdas, composición que forma parte del repertorio.

También se incluye la obra “Sinfonía N° 10 en si menor” para Cuerdas de Félix Mendelssohn-Bartholdy, pieza que está en un movimiento, pero que tiene la estructura de Adagio - Allegro -Piu presto, que ayuda a crear contrastes más claros dentro de la pieza musical.

Se continuará con la pieza de Edward Elgar “Serenata para Cuerdas” en Mi menor Op. 20, melodía escrita en marzo de 1982 y que está dedicada al filósofo Edward W. Whinfield. La presentación finalizará con el “Concierto para Violín y Cuerdas” del armenio Alexander Arutiunian, trabajo que  fue compuesto en 1988, luego del terremoto en la ciudad de Spitak.

SOBRE EL PALACIO

El Palacio Rioja fue construido en 1909 y diseñado por el arquitecto Alfredo Azancot, luego de que la propiedad de Viña del Mar fuera adquirida por el empresario español Fernando Rioja. Se construyó así el palacio en medio de un parque en el que se plantaron especies exóticas de todo el mundo.

En el año 1956 esta edificación fue adquirida por la Municipalidad de Viña del Mar, que la destinó a actividades culturales y ceremonias. Ya en el año 1979 se instauró como Museo de Arte Decorativo, el cual exhibe una colección de casi 331 piezas entre mobiliario, textiles y decoraciones de la aristocracia chilena de comienzos del siglo XX. El palacio fue declarado Monumento Nacional de Chile en mayo de 1985.