Ex alumno asume como presidente de la Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur

El profesor Osvaldo Urrutia estará a cargo de este organismo internacional que integra a las mayores potencias pesqueras del planeta, entre ellos a China, Estados Unidos, Australia, Rusia, la Unión Europea y Chile que es miembro fundador.

27.02.2017

El académico de la Escuela de Derecho de la PUCV, Osvaldo Urrutia, fue elegido recientemente como el nuevo presidente de la Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur, organismo internacional que tiene por objeto la explotación sustentable de los recursos pesqueros de esta área y proteger los ecosistemas marinos.

La Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur está formada por 15 miembros, entre ellos Australia, China, Rusia, la Unión Europea, Taiwán, Corea del Sur, Nueva Zelandia y Chile.

Nuestro país fue uno de los tres impulsores de esta institución en 2006 cuando junto a los representantes de Australia y Nueva Zelandia se dieron cuenta de que había un vacío regulatorio en el alta mar del Pacífico Sur en materia de recursos pesqueros transnacionales.

“El llamado comenzó sobre todo para regular la pesca del jurel que es clave para nuestro país. Se acordó el texto para crear la Organización y el tratado entró en vigor en 2009. La institución comenzó a operar en 2013 al cumplirse el número de ratificaciones que requería. Son 15 miembros y recientemente se sumó Estados Unidos”, agregó Urrutia.

Los integrantes de este organismo internacional son las potencias pesqueras más grandes, salvo Japón que no tiene interés en la pesca transnacional. Al respecto, Chile es el mayor pescador de jureles en el mundo.

“Esta organización regula el alta mar en el Pacífico Sur y se encarga de promover la explotación sustentable de los recursos pesqueros. Adopta medidas de conservación desde una cuota máxima para pescar, medidas de control, fiscalización y certificación, entre otras”, complementó Urrutia.

¿Cómo ha sido su participación en este organismo?

“Cada estado está representado por su Cancillería, en el caso de Chile funciona a través del Ministerio de Relaciones Internacionales y la Subsecretaría de Pesca. En mi calidad de asesor del Estado de Chile en materias pesqueras he sido parte de la comisión durante algunos años. He sido vicepresidente de la comisión y presidente del comité de cumplimiento”.

¿En qué consiste la labor del presidente?

“Tiene la responsabilidad de presidir las reuniones y el trabajo internacional. Debe guiar a los estados para resolver los problemas que puedan surgir. La comisión se reúne una vez al año, pero el trabajo se realiza permanentemente. La secretaría opera en Nueva Zelanda, país que es depositario de la convención. Los integrantes tienen que ejecutar las decisiones tomadas en la comisión. El presidente gestiona que se resuelvan las diferencias durante el año”.

¿Cómo se regula el derecho internacional en alta mar?

“Hay un marco legal internacional que es claro. Uno de ellos es la Convención de Derechos del Mar (CONVEMAR) de Naciones Unidas que es la base donde se sustenta la Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur. Además, está el texto de la convención de la creación de la Organización y también el acuerdo de Nueva York sobre la población de peces transnacionales y altamente migratorios donde Chile se hizo parte el año pasado. En alta mar hay libertad de pesca pero está limitada”.

COOPERACIÓN ENTRE GRANDES POTENCIAS

¿Cómo enfrenta este nuevo desafío de presidir un importante organismo internacional?

“Es un desafío interesante. Como chileno presido una organización que para nuestro país es importante. Chile es el principal productor pesquero de jurel. En lo personal, me dedico al Derecho Internacional, por lo tanto es un desafío muy atractivo y estoy agradecido porque los estados miembros depositaron su confianza en mi persona para liderar el trabajo durante dos años. Es una responsabilidad muy importante en un organismo con una reputación bien ganada en la administración de los recursos pesqueros. En su corta vida ha tomado decisiones correctas. Me siento orgulloso y responsable a la vez”.

“Por otro lado, esto se vincula con mi trabajo como académico. Mi investigación y gestión se vincula con el Derecho Internacional, el Derecho del Mar, Derecho Ambiental y de Recursos Naturales. Obviamente, ejercer lo que enseño a nivel académico e internacional representa una valiosa retroalimentación para la PUCV”.

¿Cómo es la experiencia de trabajar con grandes potencias que de alguna forma tienen intereses en la pesca de alta mar?

“La gran mayoría de los estados son bastante constructivos en este ejercicio de cooperación internacional. Los miembros entienden que para poder administrar los recursos pesqueros en alta mar hay que cooperar para fijar las cuotas de pesca y fiscalizar. En la Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur están todas las potencias y miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. En esta institución el grado de cooperación es alto. Los países tienen reglas de procedimiento. En la ORP todas las decisiones se toman por consenso y hay votación. No se puede bloquear como ocurre en el Consejo de Seguridad”.

¿Cómo ha sido la labor de Chile al interior de este organismo?

“Nuestro país tiene interés esencial en esta organización como país costero. Hay un interés natural de que se administren bien las aguas que son adyacentes a la jurisdicción nacional. Lo que pasa en alta mar en el área aledaña a la Zona Económica Exclusiva no es indiferente para Chile. Somos un país pesquero con uno de los recursos más valiosos como es el jurel y en la comisión se han presentado propuestas para su adecuada regulación. Nuestro país también ha sido constructivo para la regulación de otras pesquerías apuntando a los consensos. Es un miembro clave en este organismo”.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio