Especialista en innovación de la Universidad de Pittsburgh visitó la PUCV

En distintas actividades, la directora del Big Idea Center, Babs Carryer, se reunió con diversos actores del ecosistema de innovación y emprendimiento de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), impulsado por la Vicerrectoría de Investigación y Estudios Avanzados (VRIEA) desde el año 2012.

25.01.19

La directora del Big Idea Center para la innovación de los estudiantes de la Universidad de Pittsburgh (Pitt), Babs Carryer, realizó durante la última semana del mes de enero de 2019, una visita a la PUCV para compartir con autoridades universitarias, académicos y estudiantes de la Universidad, su vasta experiencia en temas vinculados a innovación y emprendimiento. En este sentido, la especialista de Pitt compartió diversas experiencias exitosas del Instituto de Innovación de su universidad, orientadas a fomentar y apoyar la innovación, el emprendimiento y el espíritu empresarial en todo el campus para todos los profesores, estudiantes y personal.

En su trayectoria que considera más de 20 años como líder y emprendedora, Babs Carryer, se ha desempeñado, entre otros, como ex director de educación y divulgación de Pitt y, en la actualidad, se ocupa de todas las iniciativas empresariales de su universidad, gestionando competiciones, eventos y programas educativos experimentales de innovación y emprendimiento en todas las escuelas y departamentos, donde participan docentes, investigadores y estudiantes de pre y postgrado. En esta línea, también promueve la comercialización de tecnología y el espíritu empresarial por parte de profesores y estudiantes, estableciendo vínculos con nuevas empresas, organizaciones de desarrollo económico, proveedores de servicios, capitalistas de riesgo e industria, pertenecientes al ecosistema empresarial regional de Pittsburgh.

La visita a la PUCV, consideró reuniones con autoridades, directores, académicos e integrantes del equipo VRIEA, de la Facultad de Ciencias, del Seminario Consorcio Ciencia 2030 (PUCV, USACH y U. Católica del Norte) y de los proyectos Ciencia 2030 e Ingeniería 2030 de la Universidad. Además, generó mesas de trabajo y reuniones con las OTL’s de la Región de Valparaíso.

Sobre la visita, el vicerrector de Investigación y Estudios Avanzados de la PUCV, Joel Saavedra Alvear, explicó: “Invitamos a Valparaíso a Babs Carryer, con el objetivo de compartir experiencias en el ámbito de la innovación y emprendimiento, tema que está instalado en nuestra universidad como eje estratégico desde el año 2012. De esta forma, se reunió con diversos actores de nuestra comunidad universitaria, para comentar los notables logros alcanzados por su universidad, en temas relacionados con el escalamiento de tecnologías y emprendimientos universitarios de base científica, vinculados a diversas empresas de carácter nacional e internacional”.

“Asimismo, estamos definiendo y desarrollando diversas iniciativas que podrían implementarse en el corto plazo en la PUCV y que irían en directo beneficio de académicos y estudiantes, quienes podrían incluir la innovación y el emprendimiento activamente como parte del proceso formativo”, destacó el vicerrector.

BABS CARRYER

En su visita a la PUCV, la asesora activa de muchas startups de tecnología que comenzaron en universidades y escritora de artículos, libros y blogs sobre emprendimiento académico y comercialización de nuevas tecnologías, Babs Carryer, nos comentó los principales aspectos a desarrollar en su visita.

¿Cómo se genera esta visita a Chile?

Ofrecí una charla en Pitt para un grupo de la PUCV y me invitaron para visitar Valparaíso a compartir experiencias sobre cómo trabajamos la innovación y emprendimiento universitario en Estados Unidos, particularmente, lo que hacemos en Pittsburgh. De esta manera, he venido a Chile por una semana para interactuar con distintos actores de la comunidad universitaria y poner a su disposición el conocimiento de cómo seguir fomentando y fortaleciendo el ecosistema de innovación y emprendimiento PUCV, considerando la experiencia que tenemos en Pitt.

¿Cuál diría usted que es la principal barrera de entrada que se observa al momento de impulsar una cultura de innovación y emprendimiento al interior de las instituciones?

En una primera etapa nos encontramos con académicos, investigadores y estudiantes que, en general, no saben muy bien lo que significa innovación y emprendimiento, pero que si están dispuestos a aprender. Al respecto, creo que los estudiantes son el foco principal, porque son ellos los líderes del futuro y, desde esta perspectiva, es nuestro trabajo entrenarlos en las universidades para que realmente aprendan y sean capaces de implementar procesos automáticos de innovación, lo que podría conducirles a convertirse en emprendedores y realmente llegar a cambiar el mundo.

Para ellos desarrollamos un programa de instrucción para el emprendimiento, que contempla actividades realizadas dentro y fuera del aula, como congresos, competiciones y eventos de innovación donde participan estudiantes de todo el campus de Pitt.

En cuanto a los investigadores ¿Qué opina del vínculo que se está generando entre generación de conocimiento e innovación y emprendimiento?

Llevo más de 15 años preguntando a los investigadores cuál es el objetivo de sus investigaciones y la respuesta siempre es la misma: “Mi meta es que tenga repercusión en la sociedad”; “Quiero curar el cáncer”; o “Investigo para desarrollar algo nuevo que ayude al mundo”. Por tanto, si lo que dicen es cierto, la única manera de que suceda es que se involucren en la comercialización de su investigación desde la universidad y, de esta manera, podrán impactar en la sociedad.

Digo esto, porque por mucho que desarrollen su investigación, si ésta se queda en el ámbito teórico y no se transfiere, su impacto será mínimo. Por consiguiente, los investigadores deben involucrarse en el proceso de innovación para lograr que esa tecnología o invención desarrollada tenga repercusión en la sociedad.

¿Qué ocurre con la innovación en áreas como las ciencias sociales y humanidades?

Creo que el proceso de innovación, es aplicable a cualquier área, sociedad, país, ciudad y, sin duda, a personas de cualquier edad, porque no necesariamente está referido a temas tecnológicos. Por ello, estimo que desarrollar esto en otras áreas como las artes, por ejemplo, sería una oportunidad maravillosa para combinar y emplear las herramientas que hemos desarrollado.

No debemos olvidar que existen emprendimientos centrados en pequeñas iniciativas empresariales como coffee shops, restaurantes y otros servicios para las personas que, si bien no son de base tecnológica o de investigación, podrían promoverse también desde la universidad.

En sociedades más conservadoras ¿Cómo se logra generar un cambio de mentalidad orientado a ser más innovador?

La única forma de construir un soporte para el futuro es a través de la innovación en todos los campos. Si decidimos cerrar los ojos y no observar la realidad, lo que implica no innovar, fallaremos como sociedad y como país. Para que Chile y Valparaíso, por ejemplo, sean exitosos necesita desarrollo económico, empleo, empresas y, por supuesto, comprometerse con la innovación continua, para adelantarse a los cambios del entorno.

En Estados Unidos había una empresa que alquilaba películas y desapareció con la llegada de Netflix. Si lo hubiera visto venir, todavía estaría funcionando.

En el caso de Chile ¿Esto puede aplicarse al ámbito de los commodities?

Bueno, si contamos con un suministro limitado sabemos que se agotará en algún momento, por lo que habrá que innovar para repensar un producto que pueda llegar a sustituirlo. Al respecto, cuando aumenta significativamente el precio del cobre, se intenta conseguir otros materiales sustitutivos, lo que trae consigo también un fuerte componente innovador. No debemos olvidar que, en Estados Unidos, por ejemplo, el empleo en el sector de algunos minerales cayó en picada debido a la existencia de otras tecnologías y, sin duda, en Chile podría llegar a pasar lo mismo.

Finalmente, quiero hacer una invitación a las personas que se niegan a ver el futuro, ya que la tecnología y la innovación van a continuar expandiéndose en todos los sectores y si no son capaces de abrir los ojos, se quedarán atrás. Así es como funciona el mundo, todas las compañías que hoy en día son exitosas es porque han invertido fuerte en innovación y han sido mejores que sus competidores. Por ello no debemos contentarnos con alcanzar el éxito, sino que debemos seguir permanentemente innovando para mantener la posición de liderazgo. En síntesis, esta es la mentalidad que queremos fomentar en nuestros estudiantes.

Por Marcelo Vásquez 

Comunicaciones VRIEA